El Vive Latino es un festival en toda la extensión de la palabra, un verdadero festejo a la esencia latina y también hispanoparlante, es quizá el evento más importante para celebrar a la música en México. Entre las múltiples propuestas que conforman el cartel de este año, una de las que más emociona es: Moenia.

Podemos empezar diciendo que Moenia es una de las agrupaciones que ha logrado sobrevivir a los múltiples cambios de la industria musical, han sobrevivido a las pretenciosas críticas de ser “la copia mexa de Depeche Mode”.  Y es que en pleno 2022, la gente debería cuestionarse que la mayaría de las veces los artistas hacen la música que pueden y no la que les gustaría, no por ser fan de Martin Gore debes sonar igual a él ¿o sí?

Alfonso Pichardo y compañía integraron estas influencias a su cultura, el resultado fue un pop bien hecho, cautivador, inteligente y estratega. Sus canciones tuvieron la oportunidad (según los tiempos) de ser radiables, ellos fueron los encargados de incrustar el Synth-Pop en el inconsciente colectivo mexicano.

Otro punto interesante, es que el concepto de Moenia parece estar construido desde un limbo, entre el borde y el límite. Entre el pop y la electrónica. Lo comercial y lo independiente. Lo emocional y lo pasional. De hecho, dos de sus canciones más escuchadas “Morir Tres Veces” y “Manto Estelar” tienen liricas que explican muy bien lo que es llevar una emoción al borde de todo y una vez ahí reflexionar sobre el sentido del instante, y esto es algo que no toda la música logra.

La última razón y quizá la más obvia por la cual se debe apreciar la música de Moenia en vivo es: “Ni tu ni nadie” pocos covers llegan a superar el tema original, el tema cuenta con 106,785,543 reproducciones100 contra 78,025,885 de Alaska Y Dinarama, lo cual pone en evidencia que Alfonso Pichardo, Juan Carlos Lozano y Jorge Soto se han convertido en estrategas para la creación de sonidos.