“Lo que te pida el cuerpo” a través de diez canciones propone la idea de romper paradigmas, estereotipos y razonamientos. Dice la verdad de un mundo entre el amor y el odio.

Podríamos decir que Las Dianas” en este disco hablan del lenguaje de la gente, ideas del mundo real y sus incomodidades y virtudes. “Lo que te pida el cuerpo” encajan en cualquier momento y cualquier lugar. Comprobarlo, hacerme el favor. 

Y este es otro de sus aciertos: la cercanía léxica, la sencillez del mensaje y la universalidad sentimental por la que todos seguimos pasando. Escuchar a Las Dianas es reconciliarse con la vida, reconocerse y un poquito también perdonarse.

Hay destellos que miran al pasado (Fresones Rebeldes o Juniper Moon), guiños generacionales a Puto Chino Maricón o hermanamiento sonoro de Cariño o Axolotes mexicanos… Pero hay un universo propio, un lenguaje y una musicalidad que auguran una carrera amplia como la meseta castellana. Cualquier camino que escojan Las Dianas, será el correcto, porque el despegue no puede ser mejor.