Fotos: Luis Avilés

Pasó mucho tiempo para volver a un concierto de estas dimensiones, Noiselab se aventuró junto con la banda a cerrar estas dos fechas que ya tenían un tiempo esperando a ser concretadas. El Parque Bicentenario es un lugar muy acogedor para este tipo de eventos y estar al aire libre favoreció en todo esto que la pandemia nos ha cambiado.

Durante dos noches la CDMX tuvo el placer de cubrirse en la obscuridad de Bauhaus, un concierto muy esperado que tuvo como pilares la adrenalina y la pasión por la música.

Para acompañar a la enigmática banda tuvimos dos shows de acompañamiento, Soriah y Automatic. El primero de estos nos entregó un show a lo una luz en donde el performance y las voces de un barítono expusieron su propuesta musical, Automatic por su parte dio un show lleno de synth wave y post-punk todo enfocado a los temas de su primer disco Signal.

Soriah
Automatic

Cuando el momento de Bauhaus llegó la noche había madurado, el cielo estaba despejado y la amenaza de lluvia quedó en el olvido. Esta presentación se sintió como un ritual, una ceremonia a la música en vivo y el legado de la banda lo explotó de gran manera.

Bien dirán por ahí, el vox pópuli detrás de la escena gótica que Peter Murphy, Daniel Ash, Kevin Haskins y David J son vampiros y su eternidad estará viva siempre. El setlist del show tuvo un pico eterno, la energía nunca decayó las ansias después de la incertidumbre se calmaron gracias a cada hit que sonó en estos shows.

In the Flat Field, Dark Entries, Kick In the Eye, Spy in the Cab y por su puesto el ritual lúgubre de Bela Lugosi’s Dead cimbraron a todo los que con cubrebocas y algo de sana distancia se arriesgaron a vivir el regreso de Bauhaus.

Daniel Ash
Peter Murphy
David J
Kevin Haskins