Hace 2 meses Isaac Carrillo

El día de ayer se presentó Boris nuevamente en la CDMX después de 6 años. El concierto tuvo como invitados a los sureños de la capital mexicana K. y a los también oriundos B.A.R.D.O.S.S. (Baboons After Radiation Drifting On Spiritual Shit). En punto de las 9pm, K. hizo estallar la noche con su sonido denso y experimental, 40 minutos les bastaron para estremecer los sentidos de los presentes y sumergirlos en la oscuridad. Posteriormente, B.A.R.D.O.S.S. le dio ese toque psicodélico que le faltaba a la noche dejándonos en un trip denso, listos para la presentación tan esperada de Boris.

Desde el momento en que los nipones tocaron el escenario, su presencia se hizo notar, guitarras con mucha distorsión y una batería imponente, esa fue la forma en la que nos dieron la bienvenida. Cada acorde podía sentirse, vivirse, miles de pensamientos volaban detrás de cada canción, movimientos involuntarios se apoderaban de tu cuerpo. Canciones como “Love”, “Absolutengo” y “Pink” se hicieron presentes, la conexión fue simplemente hermosa, tanto que bastaron dos encores para dar la noche por terminada con “Farewell”.

Fotos: César Quintana @sekarb

K.

B.A.R.D.O.S.S.

BORIS