Llegamos a los Jardines de México, un lugar muy bello y espacioso donde por nueva cuenta sucede Vaivén, como todos los festivales después de un paro obligado por las condiciones que todos ya sabemos.

Al entrar al festival los colores brillantes te atrapan de inmediato gracias a una falda de tiras de muchos colores. Vaivén en esta ocasión contaría como plato fuerte la presentación de bandas como Monolink, Jungle y Sigur Rós. El día era largo y muy caluroso así que la hidratación y las sombras en las primeras horas del festival eran muy importantes.

Llegamos a la carpa electrónica para ver un poco de Shubostar, la coreana conecto rápido con todos, sus set era denso por momentos pues los beats de alargaban en pulsaciones explosivas. Elementos del techno y la música disco han hecho que la coreana poco a poco logre un nombre en la escena electrónica, un acto que hubiéramos amado en un horario nocturno.

Del otro lado del venue alcanzamos a ver un poco de la dupla regia de Clubz, un pop consolidado que siempre nos ha entregado shows bailables a través de sus canciones de pop electrónico. El escenario Bacardi es un espacio donde todos pueden ver bien desde cualquier punto gracias a su inclinación que hace que todos tengan una vista espectacular.

Caminar sobre Vaivén es toda una experiencia, hay lugares verdes donde uno puede descansar y a lo lejos seguir conectados al festival, esa opción tomamos mientras descansábamos un poco y escuchábamos a Ed Maverick a lo lejos,

Cuando el sol acabo nuestras energías volvieron y nos acercábamos a los actos principales Porter Robinson alegró y disgustó a una parte del público pues no todos fueron atrapados por sus beats electrónicos, a la par el set de Tom & Collins tenía a toda la carpa Claro Música llena a todo, algo que durante todo el día se vió en ese escenario.

Al caer la noche llegó el turno de Jungle uno de los sets más esperados pues tenemos el registro que la banda británica da conciertos espectaculares y vaya que lo fue no hubo ningún momento en los que la gente dejara de bailar, sus coros en vivo más la gran forma de tocar en vivo canciones como Happy Man, Caio o Busy Earnin’ nos verdaderas joyas.

El extraño caso de Sigur Rós en Vaivén es algo que no muchos entienden ¿Cómo una banda como ellos puede tocar en un festival en donde el “rock” no es protagonista, ni menos si hablamos del poder sonoro que tiene el post-rock.

Pues bueno los islandeses replicaron un poco de lo que vimos el jueves pasado en el Metropólitan dando una presentación de nostalgia y explosión al máximo. Canciones como Glósóli, Ny Batteri, Festival, Kveikur y Popplagio le dieron forma al set de Jonsí y compañía, hay que resaltar que los fans de la banda europea callaban todo el ruido que se generaba alrededor ya sea por parte del público o por los vendedores de cerveza.

Como último acto nos tocó ver a los australianos de Cut Copy los cuales cerraron la fiesta de Vaivén en el escenario principal. Canciones como Let Me Show Your Love, Light & Music, Need You Know y Take Me Over, Hearts On Fire dieron el cierre a Vaivén.

El festival tuvo de todo y abrió sus puertas a miles de fans por la música en distintos géneros de la música, sin duda esperamos con ansias su regreso en 2023.