Fotos: Aída Zelegna

La tercera edición de Pulso GNP se encargó de traer el regreso de Gorillaz a México además de contar con la presencia de artistas como Cold War Kids, Vetusta Morla, Carla Morrison, Hot Chip y más. Al llegar al venue encontramos un sol sofocante y mucho polvo en la zona, la opción para calmar el mal tiempo era disfrutar de una buena cerveza y escuchar música en vivo.

Nuestros primeros actos fueron Bratty y Ximena Sariñana, dos propuestas con aristas muy distintas la primera buscando una consolidación gracias al impacto fugaz en los últimos años, mientras que Ximena hizo un recap de sus grandes éxitos y sus nuevos temas.

Con el paso del las horas pudimos ver un poco de Kinky, Carlos Sadness y Cold War Kids, la gente de Pulso GNP se divertía por todas las actividades del festival disfrutando de las propuestas musical, algo que notamos mucho es que la dinámica de Pulso es muy similar a un Vive Latino, en tres ediciones el evento queretano ha tenido grandes lineups que reúne mucha gente de distintas ciudades del país.

Al caer la noche disfrutamos de un escenario lleno con Enjambre, una banda ya muy querida por todos y que nos entregó grandes versiones de sus canciones de Daltónico e Imperfecto Extraño. En la parte internacional The Dears ofreció un set poderoso y elegante que lamentablemente se vio opacado por el cruce de sonidos de Band Of Horses.

Band Of Horses por su parte nos dio una excelente interpretación de clásicos como No Ones Gonna Love You y The Funeral, éxitos indie de la década pasada. Carla Morrison por su parte dio mucho de que hablar porque sus letras románticas fueron el marco de una magna ceremonia de propuestas de matrimonio, algo que sorprendió a la interprete de Compartir como a todos sus fans.

Cuando llegó el momento esperado Gorillaz fue simplemente mágico. Damon Albarn y el crew de músicos que compone a Gorillaz es un deleite musical el cual es complementado con una excelente parte visual de nuestra banda virtual favorita.

Canciones nuevas como “Aries”, “Strange Timez” y Momentary Bliss sonaron del más reciente Song Machine. Los Clásicos del disco homónimo, Plastic Beach y Demon Days complementaron un set repleto de grandes momentos y un publico unido con todo.