La semana pasada, si bien las actividades del paro nacional continuaron realizándose, Colombia respiró con mayor tranquilidad luego de un mes de marchas, violencia policial y mentiras del gobierno. A pesar de que la violencia no ha acabado, sí se evidencia un aire de transformación por parte de la población civil. El pueblo colombiano, cuya demográfica respalda en tres cuartos las movilizaciones sociales, continúa en pie de lucha, pues se han logrado progresos importantes con relación al nuevo país que queremos construir. El país avanza. Sin embargo, la música, como la gente, resiste. Y es así como el pasado viernes nos encontramos con una buena camada de canciones y álbumes que hacen parte de la nueva historia cultural de Colombia que llegan en medio de esta extraña coyuntura. Aquí algunos de ellos para visibilizar nuestras voces más allá de nuestras fronteras.

Lee Eye y Juanpordios – “Señor Light”

El dúo de MCs y músicos colombianos presentaron este jueves “Señor Light”, la primera colaboración de un EP de 4 canciones que estrenará más adelante este año en la que ambos artistas colaboran para continuar escribiendo la narrativa de Discos Fiera, la casa de los nuevos rugidos colombianos. En “Señor Light”, Juanpordios produce y colabora con Lee Eye, uno de los nombres claves del nuevo hip hop femenino producido en Colombia. Con una versatilidad musical que le permite fusionarse con facilidad dentro del R&B, el Trap o el Hip hop, Lee Eye se ha convertido en una de las voces más polifacéticas del momento. También una de las más contestarias y explosivas. Junto a Juanpordios, productor de nuevos ritmos urbanos bogotano, la combinación es explosiva.  “Señor Light” nació de manera espontánea sobre un beat que Juanpordios había guardado durante meses, sobre éste se subió la rapera para inyectar todo su veneno.

La banda del Bisonte – “Fantasmas de Hielo”

La Banda del Bisonte emergió en 2018 con un debut discográfico potente y emocionante que lleva por nombre Memorias, un título que tiene sentido si tomamos en consideración que la agrupación está compuesta por los hijos de un parche universitario que los antecede por décadas en un lazo fraterno y honesto. Años de creación y ensayo le han dado a este proyecto antioqueño la posibilidad de crear una música coqueta y sofisticada que bebe del indie mundial para crear una estética urbanita, explosiva y refinada. El sonido de La Banda del Bisonte no se parece a nada que hayamos oído y rápidamente se han convertido en uno de los referentes centrales del indie paisa, dando forma a composiciones emocionantes y emotivas que sus fanáticos cantan a voz en coro durante cada presentación. Ahora, después de un año lento para los medellinenses en el que, sin embargo, presentaron un EP maravilloso de nombre El escondite de los que nada tienen y de su colaboración con La Muchacha en “Nómada”, La Banda del Bisonte regresa con “Fantasmas de hielo”, un corte emocionante que cristaliza la influencia de Metric y The Bravery y para el que colabora el quinto en pleno.

Electric Mistakes – Fantasmas

Desde su formación en 2013 Electric Mistakes se ha caracterizado por ser una banda muy sensible en el arte de componer canciones. Con Chavela, su primer álbum, de 2017 el entonces dúo de rock alternativo probó ser uno de los actos claves de la nueva ola de rockeros nacionales que, junto a Nicolás y los fumadores, Aguas Ardientes o Piel Camaleón está construyendo una narrativa muy poderosa, volviendo a la lírica, regresando al lado sensible de las emociones humanas antes que recurrir a trucos compositivos de largas explosiones de guitarra o poderosos solos de batería. En 2019, sin haberse quedado un solo día quietos, el proyecto liderado por Laura Perilla y Juan Hernández regresó con Vicente, un álbum enérgico en el que avanza sobre un universo poético plagado de momentos difíciles, pero también de una luz al final del túnel. Ahora, sumando nuevos integrantes a su propuesta y construyendo un sonido más ancho y delicado, la banda presenta “Fantasmas”, un sencillo lento y melancólico sobre las despedidas y la soledad. Es un momento largo para la carrera de la banda, ubicándose como una de sus canciones más largas y también más hermosas.

Nicolle Jadad y Humano en tránsito – “Armonía”

A finales del 2020 la cantautora barranquillera Nicolle Jadad se unió con la banda de Indie ecléctico Humano en tránsito, dirigida por el productor y artista Santiago Mejía para crear “Armonía”, una composición de delicado pop electrónica. La canción nace desde la guitarra de Nicolle Jadad y evoluciona a un universo sonoro de voces e instrumentación en el estudio de Humano en tránsito en Bogotá. La voz de Jadad se entreteje con las armonías digitales creadas por Mejía para dar forma a una balada reflexiva con texturas atmosféricas inteligentes y mágicas. “Armonía” es la mezcla de dos lenguajes musicales que aprenden mutuamente para dar forma a un corte introspectivo, de belleza delicada y emocionantes acordes que narran una historia íntima y personal en la que dos de los más jóvenes talentos colombianos se apoyan para sacar lo mejor del otro en un baile lento y emotivo, un abrazo de sintetizadores y guitarras cálidas y hermosas. “La canción habla sobre la ansiedad de autoría, una teoría feminista de Sandra Gilbert y Susan Gubar”, explica Jadad. “Siento que es una situación de la que se habla muy poco pero que muchas personas, no solo artistas, vivimos. Es hermoso cuando por medio del arte se logra generar un diálogo, llevándonos a la sanción personal y colectiva”, concluye.

Conjunto Media Luna – En este mundo y en esta tierra/N21

El Conjunto Media Luna es la última agrupación en sumarse a la vibrante movida de cumbia bogotana y está a cargo del músico Iván Medellín. Su nuevo sencillo doble, “En este mundo y en esta tierra”/“N21” sucede a sus dos producciones de 2020, Cumbia providencia y Angustia inmemorial, y prepara el campo para el lanzamiento de su primer álbum de estudio que verá la luz más adelante este año. Evocando la rebeldía punk el Conjunto Media Luna presenta dos cortes explosivos liderados por el sonido del acordeón de Medellín, a la manera de Carmelo Torres, con unos brillos hipnóticos en los sintetizadores. Por un lado, el primer tema, que le da nombre al lanzamiento, es combustible puro para avivar la llama del baile de la resistencia con melodías de acordeón sabanero, percusiones agitadas y letras que hablan de liberarse de la injusta opresión que vive el planeta. Es un corte contestario y regicida que reafirma el aire subversivo del discurso de las músicas populares, su alcance para gestionar el cambio social y su fuerza viva e inmemorial que se mantiene desde hace décadas. El segundo track, “N21”, es un potente homenaje instrumental al movimiento estudiantil que protagonizó las manifestaciones de noviembre de 2019, que desencadenó en un movimiento social sin precedentes en Colombia cuyas repercusiones son tangibles hoy por hoy en el contexto social colombiano.