La importancia de la armonía entre lo visual y auditivo, la creación de universos con personajes tan perfectamente construidos que puedes llegar a amar u odiar, y una gran idea con la que prácticamente se puede vender cualquier cosa que venga a la mente. Esto es gorillaz, un proyecto que entre la oferta musical de Damon Albarn, destaca por su éxito mundial, por revolucionar la manera en la que vivimos la música y la creación de temas que seguirán vigentes por muchas generaciones.

Una banda virtual que ha venido millones de copias en todo el mundo, una banda que ha conseguido llenar cualquier recinto donde se presente, una banda que es en sí misma una obra de arte y una experiencia audiovisual en todo su esplendor desde su concepción.

La peculiaridad de Gorillaz no solo se siente en el concepto como tal de la banda, también desde su misma creación, dos tipos (Damon albarn y Jamie Hewlett) que no se caían precisamente bien pero que coinciden por un tercer personaje llamado Graham Coxon, bosquejando así una de las colaboraciones más talentosas del medio musical.

Los datos que existen sobre la historia de cómo estos dos llegaron a caerse bien, está irónicamente, llena de vacíos; de pronto teníamos a este dúo mirando MTV y a punto de crear una de las agrupaciones más grandiosas que la humanidad ha creado.

Ponle PLAY al episodio dedicado a esta banda conformada por Murdoc Niccals, 2-D, Russel Hobbs y Noodle. 

Por Enrique M.