Llegó el día temido por los profetas del apocalipsis. Exageran, claro. Pero la verdad es que no hay manera de encontrar un solo motivo para la esperanza en el asalto al poder de Donald Trump. La involución será televisada.

Lo peor de Trump es que ni siquiera hace gracia. No tiene ni coartada irónica ni talento para la autoparodia. Es, sencillamente, un imbécil. Pero no podemos resignarnos. No podemos mantener para siempre esta rabia estupefacta que nos paraliza hasta para contraatacar. Tenemos el deber moral de martillear la conciencia de los trumpistas, esos cretinos resentidos que son mucho más peligrosos que el propio Trump. 

Como cada uno de nosotros debe luchar desde su trinchera, en Digger nos ponemos a cavar inmediatamente. Hemos seleccionado 8 canciones de espíritu indómito para escupírselas a Trump a la cara. Con rencor y mala fe. Parece poco, pero por algo hay que empezar. En estos tiempos hasta las metáforas son inflamables, así que las vamos a usar como arma.

Empezamos por lo básico. El insulto displicente, mascullado con frialdad pero cargado de desprecio. Tom Petty, ese Bob Dylan para pobres, cantó el mejor asshole que se recuerda. Lo hizo en una canción autocompasiva que poco tiene que ver con la insurrección. Da igual. Hoy todos los insultos del mundo sirven como munición política.

En Monterrey lo vieron venir. Es normal, han desarrollado un olfato infalible para detectar al gringo venenoso. The Guadaloops, una de las mejores bandas mexicanas del momento, nos desconcertaron en 2014 con un álbum espléndido pero inquietante.  Lo titularon proféticamente “De locos y monstruos” y está repleto de canciones sombrías, incluso perturbadoras. Ahora todo cobra sentido, desde el arranque con “Almanegra” y “El loco” hasta el cierre truculento de “Decapitación”.

Uno se reconcilia de inmediato con América escuchando a Randy Newman. Genio huidizo y burlón, el viejo Randy lleva 4 décadas golpeando con saña la (mala) conciencia del americano medio, tan proclive al simplismo político y la suspicacia racial. Las canciones de Newman son el antídoto perfecto: su vena satírica nos recuerda que hay una América admirable que sabe reirse de sí misma con ingenio y elegancia.

Calle 13 ya le dedicaban rimas virulentas a Donald Trump en 2008, concretamente en una canción titulada con chulería “Gringo latin funk”. En ella disparan contra la impostura de los hispanos renegados, esos que recogen las migajas de la indulgencia yankee y se transforman en cómplices de la exclusión. Malditos.

Nuestra rebelión va a necesitar entereza, integridad…y refuerzos. Si vienen entrenados desde la Rusia autócrata de Putin, mucho mejor. Las chicas de Pussy Riot son el ejemplo perfecto de que al poder arbitrario también se le puede combatir cantando. Vean su video de “Make America Great Again” y convénzanse: nada mejor que la provocación inteligente para confrontar la estupidez.

La ofensiva de Trump contra México no puede quedar impune. Afortunadamente, los más insignes rockeros del país parecen estar dispuestos a encabezar la revolución. Al menos eso anunciaban próceres como Leonardo de Lozanne y Paco Huidobro en esta rola, que dadas las circunstancias, nos tenemos que tomar al pie de la letra. No nos vayan a fallar ahora, muchachos.

Ry Cooder es otro ilustre de la música americana que nunca ha temido la contienda política. Y es también uno de los primeros que trabajó para recuperar la memoria de los desposeídos latinos del último siglo, víctimas de los poderosos supremacistas que hoy inspiran a Trump y sus lacayos. En 2005 firmó un fascinante álbum conceptual inspirado en el desalojo de los latinos que vivían humildemente en el barrio de Chávez Ravine, L.A. Un espacio que las autoridades se apropiaron impunemente para construir el estadio de los Dodgers. Esta historia infamante recobra hoy vigencia.

No importa que “Frijolero” sea demasiado obvia, tras la irrupción de Trump  es directamente imprescindible. Molotov creó un himno iracundo, pero asombrosamente lúcido, en el que desentrañaron mejor que cualquier sociólogo o historiador las causas profundas del desencuentro ancestral entre dos culturas. Aquí están las claves que deben encauzar nuestra ira.  ¡Luchemos!

Adicional a esta selección, el crew selección de una canción con este motivo

XAV: Centavrvs – El Punto Final

Centavrvs es una de las bandas de folk y música electrónica mejor reconocidas de México, además es algo así como una SuperMexicanBand pues es incorporada por miembros de Troker, Los Dorados y en su momento también de San Pascualito Rey.

El día de hoy, tras 3 años de no mostrarnos material nuevo, Centavrvs subió a Spotify un nuevo sencillo nombrado El Punto Final. dicho track demuestra que el cuarteto ha podido adoptar samplers e instrumentos típicos del folklore mexicano a un sonido contemporáneo sin sonar pretencioso y hacer de este sonido su identidad.

 

Lenin: Los Punsetes – Opinión de mierda

De su album del 2014, LPIV se desprende este tema de Los Punsetes, banda española activa desde el 2004. Por que de alguna manera tenemos que hacer soportables los proximos 4 años (si tenemos suerte).

 

Julio: Mike Dean – GRAB EM BY DA PUSSY

Un track que vale la pena revisitar en un panorama sociopolítico donde el mundo parece haberse puesto los Crocs a la hora de escoger a sus líderes. Por allá de octubre, Mike Dean posteó “GRAB EM BY DA PUSSY,” una canción que a modo de sátira y protesta combina partes de “The Official Trump Jam”  ( cantada por niños y todo) con fragmentos de la infame conversación que el nuevo presidente de los Estados Unidos sostuvo con Billy Bush en 2005 en donde se mostraba muy cómodo hablando de lo fácil que le resultaba violar acosar sexualmente a mujeres por ser famoso. El himno honesto de Donald.

[soundcloud url=”https://api.soundcloud.com/tracks/286692523″ params=”color=ff5500&auto_play=false&hide_related=false&show_comments=true&show_user=true&show_reposts=false” width=”100%” height=”166″ iframe=”true” /]

Diana: Faithless – Mass Destruction

Hace casi 13 años, recién empezada la guerra de Iraq, la banda británica Faithless sacó Roots, de donde se desprende esta canción. El remix es pegajoso y bailable, como casi todas las canciones de Faithless, sin embargo me parece que la letra es lo importante esta vez, que pone énfasis en que las armas de destrucción masiva, no necesariamente son bombas nucleares y tanques, sino las mentes malvadas, la desinformación, el racismo, la avaricia, pero sobre todo el miedo. El miedo fue realmente lo ganó las elecciones de USA, lo que levantó los saqueos a inicios de enero y lo que está moviendo al mundo, ante todo esto, Maxi Jazz cerraba la canción: We need to find courage, overcome. Inaction is a weapon of mass destruction.

 

Barry McGuire –  Eve Of Destruction

Eve Of Destruction es una canción escrita por P.F. Sloan en 1964 para después ser interpretada por distintos artistas siendo la versión de Barry McGuire la más conocida. P.F. Sloan fue vetado de todos los programas de televisión acusándolo de antipatriótico. Aunque la canción es de los años 60’s se siente muy presente, la letra nos recuerda la constante víspera de destrucción en la que vivimos actualmente.

Yeah, my blood’s so mad, feels like coagulatin’,
I’m sittin’ here, just contemplatin’,
I can’t twist the truth, it knows no regulation,
handful of Senators don’t pass legislation,
and marches alone can’t bring integration,
when human respect is disintegratin’,
this whole crazy world is just too frustratin’,
and you tell me over and over and over again my friend,
ah, you don’t believe we’re on the eve of destruction.

J. Ignacio: A Tribe Called Quest – We The People…

Meses antes de la elección de Estados Unidos, A Tribe Called Quest regresó con una obra maestra: We Got It From Here… Thank You 4 your Service, un álbum que no sólo evocaba la mejor época del hip-hop, sino que también le hacía honor a sus inicios, una en la que los MC’s y los DJ’s tenían algo que decir acerca de su contexto político y social. El mejor ejemplo es la canción “We the People…”, un tema que a pesar de no mencionar directamente a Donald Trump, hace referencia a su cosmovisión, tan sólo hace falta escuchar el coro, en el que Q-tip canta:

All you Black folks, you must go
All you Mexicans, you must go
And all you poor folks, you must go Muslims and gays, boy, we hate your ways
So all you bad folks, you must go