Hace 1 año Julio

Hace tres décadas Juan Villoro advirtió que su libro Tiempo transcurrido no tenía las pretensiones de fresco histórico, ni mucho menos de panorama representativo de una generación. El texto tan sólo era una manera de rememorar sucesos no vividos, sin embargo, sus lectores asiduos como los integrantes de Café Tacvba y Caifanes, encontraron en él un retrato de su juventud. Asimismo las crónicas imaginarias que integran la obra las cuales transitan entre un mundo único pero también cotidiano, reflejan al México de ayer pero su semejanza con el nuestro es irrefutable.

Tiempo transcurrido se compone de dieciocho relatos que abordan a los fanáticos musicales en nuestros país y sus múltiples gustos a géneros y movimientos de dicha índole; el punto de partida y cierre de la obra son dos hechos amargos en la historia de México: 1968 (la masacre de Tlatelolco) y 1985 (terremoto en la Ciudad de México). Cada año que transcurre es una crónica diferente y con el curso de la narración se observa al ferviente fanático de The Beatles, la irreverencia del punk, el glamour de David Bowie o Marc Bolan y hasta los sonidos bailables de Supertramp y 10 cc.

Tiempo transcurrido

El volumen no es una empresa sencilla ya que en diversas ocasiones los escritores han señalado la complejidad de expresar, desde la literatura, a la música; en nuestro caso y refiriéndonos a la cultura pop y rock, es difícil encontrar un texto que aborde el tema. No obstante existen magníficos acercamientos al rubro; por ejemplo Se está haciendo tarde de José Agustín, Bocafloja de Jordi Soler y en un plano académico, Teen Spirit: De viaje por el pop independiente de Javier Blanquez y Juan Manuel Freire o las diversas publicaciones del crítico musical Simon Reynolds. Sobre la cuestión Villoro apuntó:

El novelista suele sentirse rebasado por el inefable lenguaje musical, y en forma compensatoria, los textos de los músicos suele parecerle demasiados simples, piezas toscas o aún bárbaras, semejantes a un pentagrama tatuado en una espalda […] el testigo que lee con los oídos y escucha con los ojos accede a un lenguaje trascendental.

Tiempo transcurrido logra dicho cometido y su vigencia treinta años después de su publicación es una muestra de ello. En consecuencia, hace un año el Fondo de Cultura Económica reeditó el texto de Villoro como parte de la colección Tezontle; en dicho volumen los editores tuvieron la destreza de incluir en la cubierta del libro imágenes que hacen alusión al pasado, así como una fotografía de antaño del escritor. Estos elementos juegan con la añoranza y el recuerdo para quienes leyeron el texto hace algunos ayeres; asimismo, las nuevas generaciones están adquiriendo el ejemplar por las mismas razones que hicieron a Villoro escribirlo: una forma de venganza al no poder vivir algunos hechos de épocas pasadas.

La edición del Fondo de Cultura Económica incluye la grabación en vivo desde el Museo Universitario del Chopo del proyecto Mientras nos dure el veinte; el objetivo de éste es unir música con literatura y fue ideado por Chema Arreola. Con ello en mente se juntaron los músicos Diego Herrera, Alfonso André, Federico Fong y Javier Calderón para musicalizar algunos textos de Villoro. Su primera presentación se dio en el Vive Latino del 2014 con éxito y una gran aceptación por parte del público; a partir de esa fecha y hasta el día de hoy se han presentado en diversas localidades del país. En su repertorio incluye crónicas de Tiempo transcurrido como “El punk del Pedregal”, “Madonna de Guadalupe” o “La merienda del Papa”; también incluyen “Oda al aire” de Pablo Neruda y “Chicago”, un cuento del propio Villoro.

Mientras nos dure el veinte

En este contexto, el equipo de Digger entrevistó al escritor en El Colegio Nacional para platicar sobre Tiempo transcurrido; él nos hablo sobre los antecedentes de la obra y sus impresiones en torno a la vigencia de la misma. La plática no quedo ahí y nos habló de sus influencias musicales, así como su posición ante las nuevas generaciones. Por el momento, les traemos un adelanto y estén pendientes de la entrega completa la siguiente semana.