Hace 1 año Oscar Cruz

Suicide Squad ha sido un éxito en ventas: con un presupuesto de 175 millones de dólares (mdd) para su producción, a casi una semana de su estreno ha generado más de 294 mdd; sin embargo, el éxito en taquilla no se reflejó en la crítica cinematográfica (26% en Rotten Tomatoes) y ha sido acribillada por algunos fanáticos del universo DC Comics. Ante el panorama, es inevitable cuestionarse: ¿La película fue hecha para los fans from hell y por eso recibe críticas negativas en todos lados?

Repasemos.


 

Originalmente, Suicide Squad ha tenido diversas encarnaciones en dos tipos de equipos diferentes: el primer escuadrón data de la Segunda Guerra Mundial (según la cronología de DC), donde un grupo de soldados americanos insubordinados eran enviados a misiones donde por lo regular enfrentaban a robots, monstruos o dinosaurio; por otra parte, la segunda versión del equipo data de la era Post Crisis en las historietas donde el grupo ya estaba conformado por supervillanos que bajo las órdenes del gobierno, enfrentan misiones bastante complicadas con el fin de reducir sus condenas en prisión. Algo parecido a lo que algunos ya vimos en la pantalla grande.

Imagen 2

El filme de David Ayer (Training Day, Street Kings, S.W.A.T.) no está mal estructurado. Crea una historia fiel y consciente del perfil del equipo y de sus integrantes, que al tener que realizar una historia atractiva; junta a algunos de los miembros más reconocidos y otros que quizá no tanto, pero que por sus cualidades resultan interesantes para la audiencia, quizá buscando un elogio extra de los fans from hell. Podemos decir que históricamente crea un equipo de todas las versiones a lo largo de la historia de Suicide Squad. Y eso se le agradece.

La historia encaja en un momento crítico en el Universo Cinematográfico de DC: el Gobierno está preocupado por encontrar una forma de enfrentar la amenaza que representan los metahumanos y Amanda Waller (funcionaria del Gobierno importantísima en DC); por ello, decide crear a un equipo capaz de hacerle frente a cualquiera con poderes que esté contra ellos. Junto a Rick Flag (personaje clave en la historia del escuadrón en el cómic), es el encargado de dirigir al que el filme pinta como “el peor equipo de héroes de la historia”.

Imagen 1

Deadshot, El Diablo, Killer Croc, Captain Boomerang, Slipknot, Katana, Enchantress y Harley Quinn son los reclutados para hacerle frente a cualquier amenaza que perturbe los intereses gubernamentales de Waller. No podemos dejar detrás la participación indirecta de Joker en las acciones del equipo, cosa que hizo más rentable a la película. Inmediatamente el grupo va directo a la acción gracias al mal control de Waller sobre uno de los integrantes del mismo escuadrón. La situación: toda una ciudad es evacuada y peligrosa por la construcción de una poderosa arma de destrucción masiva, mientras Joker pretende rescatar a Harley de las garras de Waller.

Básicamente sin spoilerear de más, es la historia de Suicide Squad. Fiel a las bases del cómic y como ya mencioné, un equipo bien armado y escogido de varias de sus versiones. Con escenas hilarantes, sarcásticas, de acción con el sello callejero de Ayer, efectos especiales un poco mediocres que bien pudieron explotar más su formato en 3D y un soundtrack que todo el tiempo te pone a bailar en tu butaca sin importar tus tendencias musicales. La película debió pasar decorosamente por la crítica especializada, fans, fans from hell y uno que otro curioso y morboso. Pero… ¿Qué pasó?

Uno. El marketing de la película fue buenísimo, quizá el mejor hasta el momento en la historia del Universo Cinematográfico de DC. En los múltiples trailers y avances que aparecieron en todos lados siempre vimos mucha acción y risas, carcajadas de Joker, nos emocionaron y definitivamente no nos contaron la película. Pero sí incluyeron muchas escenas que nunca aparecieron en el largometraje, básicamente muchas del payaso loco. Tal es el enojo en general que hasta un fan pretende demandar a Warner Brothers por vender un producto que simplemente no vio en el cine, por no ver mucho a Joker en la historia (la verdad no creo que eso mejore la película). Si bien, esto puede ser una treta para vender en DVD y Blu-Ray una edición especial que tenga material y escenas exclusivas como fue con Batman Vs Superman, ya resulta un poco chocante que DC y Warner aprovechen nuestro fanatismo y capitalismo para hacerse más ricos con esa jugada. Habrá una edición especial pero hasta el momento no hay indicios del material extra o que sea una versión más fuerte del filme.

Dos. Will Smith, quien definitivamente tiene buenas películas en su carrera, aparece aquí tratando de hacer una mezcolanza de Fresh Prince of Bel-Air, I am Legend, I Robot, Wild Wild West, MIB, Hancock… de todo menos del villano/anti héroe Deadshot. Simplemente nunca supo quién es el personaje, pareciera que nunca tomó el cómic. Un asesino a sueldo sin escrúpulos cuyo único interés es su hija pequeña y no dudará en matar a medio mundo con el fin de estar con ella y que no le falte nada. Desgraciadamente, la aparición del buen Will es el mero gancho para que  la gente no tan apegada al cine de súper héroes asisImagen 3ta a la sala. Y no lo hace bien. Quizá su mejor momento en el filme es cuando hace el clásico chiste de negros y basketball en las películas gabachas. “Phil Jackson y su ofensiva del triángulo”, si sabes de basketball, de seguro fuiste el único que se rió en esa parte. Will Smith jugando a ser malo, pa’ pronto.

Tres. Ya sabíamos que la atención se centraría en tres personajes de la película, pero no por eso los demás debían de pasar sin pena ni gloria en el desarrollo de la historia. Por lo menos en el cómic todos los personajes reciben cierto peso equitativo. Amanda Waller es un verdadero dolor de cabeza y juega un papel muy importante como anti héroe en muchas de las series de DC, pero en la película careció de ese toque. No todo es malo, Enchantrees y El Diablo destacan de manera positiva en la historia, y no tanto por las groserías de Jay Hernandez y de las que no entiendo porqué la gente se reía como si nunca las hubieran escuchado (claro si es que la vieron subtitulada), o por la belleza de Cara Delevinge quien a fin de cuentas no actúa mal y no enseña tanta piel (bien guapa la modelo). De ahí, el crew se ve un poco mediocre.

Imagen 1

Cuatro. Harley Quinn. Técnicamente es la imagen de Suicide Squad, en el cine y en las historietas, sobretodo desde el reboot de DC con New 52. Y sí, Harley es de lo mejor de la película, no por nada Paul Dini, creador del personaje, dio su a aprobación a mi novia Margot Robbie al encarnar a la Psiquiatra loca. Robbie realizó una buena actuación, captó la elocuencia, demencia y espontaneidad de Harley, como si hubiese nacido para interpretar al personaje, y al igual que Gal Gadot en BVS, su participación alza mucho a la película. Pero le faltó intensidad, quizá sea que no tuvo tanto protagonismo, al igual que la adaptación de su origen al recrear el incidente de Joker le restó esencia al personaje. En Batman The Animated Series, donde introdujeron al personaje al universo de DC, su origen resulta más dramático y emocionalmente mucho más ligado a la locura de Joker. Como se dice saliendo del cine, Harley estuvo bien, pero le faltó.

Cinco. Joker. Un amigo fan de los cómics escribió en su muro: “Pobre del que cree que Suicide Squad es una película de Joker. Y eso es cierto. Originalmente él no tiene mucho que ver en las historias del escuadrón. Pero aprovechando su fama y moda reciente y la aparición de Harley, una de las integrantes más famosas del equipo, fue una buena opción incluirlo en la historia. Pero no con Jared Leto. Dejando atrás que su servibar es un fan from hell del payaso psicótico. Desde un principio pensé que Leto no era la mejor opción. No porque Nicholson o Ledger lo hayan interpretado magistralmente en dos distintas encarnaciones conceptuales y de época del personaje y sea obligación que Leto tenía que mejorar esas actuaciones. No. Es porque Leto no sabe actuar, mucho menos cantar (30 Seconds to Mars), solo es una cara bonita que la mayoría de las películas que hace aparece como un personaje secundario. Y desgraciadamente su Joker también es un personaje secundario en esta historia. Pero el creyó que no era así, que casi casi era su película de cómics. Spoilereó su Joker de la peor manera, en sus conciertos, redes sociales y demás. Se le agradece que se haya metido tanto en el personaje que hizo que todos en el set lo llamaran Mr. J y con las ratas que les regaló a sus colegas en la filmación. Pero ¿eso qué? Se suponía que sería el Joker más psicótico y enfermo de la historia y resultó ser un mafioso Poser a más no poder con la peor carcajada que exista en el repertorio de Joker, y que desgraciadamente imita mal al Joker de Heath Ledger. Al menos no defraudó a muchos que creíamos que sería un mal Joker. Se culpa mucho a la censura que recibió Ayer por parte de los estudios. O la poca aparición del payaso en el corte final de la película y de lo que el mismo Leto se queja. Ya lo dijimos: No es una película de Joker. Pretextos sobran a Jared Leto. La historia no era de Joker, pero su aparición, poca o mucha era la cereza del pastel, y quedó muy lejos de eso…

Ya la polémica del reclamo del grupo de Hip Hop, Die Antwood a David Ayer por haber robado la imagen de sus integrantes para darles el look a Joker y Harley está de más. Sabemos que por lo menos el éxito comercial de Suicide Squad está garantizado. Tal es el caso que ya se prepara una secuela y hasta una película en solitario de Harley, una oportunidad para dejar atrás su imagen como una mujer que resulta un mero objeto para un hombre al que no le importa lo más mínimo, o por lo menos es la conclusión que muchos medios han resuelto después de analizar al personaje. No señores, Harley es más que eso, sólo han visto el cascarón de un personaje tan interesante, complejo y querido como es la novia de Joker.

Imagen1

Algún sitio en Facebook pronosticaba a Suicide Squad como la mejor película de cómics de la historia. No fue así. La crítica, actores y fans from hell dicen que la película sólo le agradará a los amantes de este género, su servibar es uno de ellos y ciertamente no quedó encantado con la película, hasta lo decepcionó más de lo que pensaba. Si bien ya detallé un poco los puntos por los que creo que Suicide Squad no resulta ser siquiera una buena película, puede haber mil puntos más en contra y dos mil a favor y aún así, Suicide Squad es una película que me decepcionó más de lo esperado. Es un parteaguas en el cine de súper héroes, y ojalá y que para su secuela exploten debidamente todo ese potencial, ya saben en los estudios que pese a las malas o buenas críticas acabaremos en las salas de cine.

Lo rescatable y que quizá deba importar más a los fans from hell que si Joker estuvo bien o Harley se veía bien entera o los mil memes que puedan crear para bien o para mal de la película. Los cameos de Ben Affleck y Ezra Miller en las escenas de conexión con los demás filmes del Universo Cinematográfico de DC, sin contarles para qué, si creen que su servibar está loco y es un fan from hell incomprendido y reprimido, vayan a ver Suicide Squad y juzguen por sí mismos…