Si eres de los amantes del heavy metal y buscas experimentarlo o combinarlo con una actividad tan entretenida como lo son los videojuegos, entonces amaras Slain: Back from Hell (publicado el 24 de marzo de 2016, disponible para PC (Windows, Mac), PS4 y Xbox One); es cierto que también el aclamado DOOM cuenta con un soundtrack muy exquisito, pero en Slain se logra combinar de una manera bastante agradable  al estilo arcade.

Y de que va esto, para empezar si eres de los old school que jugó Metroid o Castlevania, podrás encontrar varios elementos en el juego: desde los gráficos en un estilo pixeleado hasta los diversos puzles que se presentan como activar una secuencia de palancas para abrir una puerta, el combate arcade o el enfrentamiento con diversos jefes de nivel. Su gameplay es bastante simple, hay que ir de un punto X a un punto Y e ir acabando con diferentes hordas de enemigos al mismo tiempo que ir resolviendo los puzles en combinación con las plataformas para poder avanzar; asimismo cuentas con ciertas armas como un espadón o una hacha e inclusive lanzar algunos poderes que irán consumiendo maná cada vez que los utilices.

Slain: Back from Hell

El apartado gráfico es excelente y bastante llamativo para aquellos de quienes disfrutan lo retro, en un ambiente obscuro con toques góticos y sangrientos que en combinación con la música heavy metal logra una experiencia agradable y coherente; puesto que la propia música va de acorde a las situaciones que estás enfrentando, si estas recorriendo algún pasillo, la música estará un tanto tranquila o si te enfrentas con algún boss, está se pondrá más intensa y alocada logrando así motivarte a atacar al mismo tiempo haciendo que la pelea sea entretenida y agradable.

Slain: Back from Hell

A pesar de que sus mecánicas son simples, tiene una dificultad justa que de igual forma se acopla muy bien con la esencia del juego: hay trampas escondidas, los enemigos aumentan su dificultad considerablemente conforme avanzas y los bosses tienen ciertos patrones repetitivos, podría decirse que es casi una obligación aprenderse de memoria el recorrido por el nivel y los movimientos del boss ya que constantemente estarás muriendo; sin embargo, las notas que se escuchan hacen menos frustrante la experiencia en conjunto con la retroalimentación visual.

Sin duda es un juego que hará recordar aquellos momentos de la infancia y revivir la época de los 8 bits, aunque por otro lado también serviría para quitar el estrés pues el ir acabando con enemigos con diferentes armas y poderes al son de las guitarras fuertes y distorsionadas, ritmos enfáticos acompañadas con los sonidos del bajo y batería densos crea una atmosfera y libertad muy agradable; y bueno si te ha llamado la atención abajo podrás ver el tráiler del juego.