Este es probablemente el momento más complejo de la historia de Colombia. Después de que el país logró firmar los acuerdos de paz en el 2016, integrar a la sociedad civil a los miembros de las guerrillas con sesenta años de historia y perfilarse como un territorio seguro durante el mandato de Santos, las cosas han vuelto a irse a un lugar sombrío. Durante casi un mes cientos de miles de manifestantes se han volcado a las calles para reclamar por sus derechos vulnerados, primero a partir de una reforma tributaria y a la salud que destruía a la clase media, luego por los atropellos de la policía en contra de los manifestantes y, también, por la historia de un país que aún no ha sabido hacer las paces con los múltiples actores que componen su diferencia. Sin embargo, la música, como la gente, resiste. Y es así que el pasado viernes nos encontramos con una buena camada de canciones y álbumes que hacen parte de la nueva historia cultural de Colombia. Aquí algunos de ellos.

Brina Quoya – “Millas”

La milla romana eran mil pasos: mille passus. Antes de disponer de medios más sofisticados, los seres humanos medían las distancias con su propio cuerpo, que es el primer medio y medida por excelencia, además del motor de relacionamiento con el espacio. Ahora, la bajista y productora Brina Quoya le dedica el segundo sencillo de su próximo EP a este concepto. El lanzamiento, más que un recorrido físico, es un viaje sensorial y emocional para reconocer que puede haber muchos tipos de distancias entre dos personas y que el medio para recorrerlas (y la medida) es la voluntad humana. A su neo soul y a la cadencia folk de la melodía principal, la poderosa bajista colombiana suma una serie de programaciones electrónicas que le dan un aire disco y sideral a “Millas”. Es una canción que transita varios momentos reconfortándonos en cada etapa de su recorrido. Es una canción que habla de sospechar que las ganas invertidas en el recorrido hacia alguien no están siendo igualmente correspondidas y la forma de saberlo es un anhelo que se desvanece, un espejismo que se desgasta para revelar las verdaderas formas del desengaño. 

Böjo – Op. 3, No 1.

“Recuerdo que la primera vez que escuché la palabra Techno fue en la mitad de un bosque, hace casi 10 años, en una fiesta llena de misterios a las afueras de Bogotá”, explica Böjo, alias creativo del productor bogotano Samuel Lizarralde. “Desde la entrada del parqueadero, hasta ver la salida del sol frente a los monitores, todo era nuevo para mí: el DJ cumplía un rol casi sacro, como si fuera un sacerdote que dictaba los parámetros de un ritual colectivo. Esa idea de ver la fiesta como un encuentro sagrado con dictámenes casi religiosos es el lugar de partida de este EP”. Así, Böjo presenta dos cortes de carácter casi místico como primera parte de su próximo EP: “Ritual, Op. 3: No. 1” y “Kaaba, Op 3: No. 2”, sencillos que se complementan en su identidad sagrada para crear una experiencia de escucha poderosa y dinámica.  Entender la fiesta como un espacio de introspección, más que de socialización, y la música como una herramienta de trance colectivo es el siguiente paso al que nos lleva el trabajo discográfico de Böjo en su tercer EP. Un recorrido a través de diferentes culturas, ritos y ceremonias, explorando en cada track el concepto de fiesta e introspección. Es por eso por lo que las voces de Opus 3 se expresan en la multiculturalidad y nos encontramos rodeados de coros barrocos, de cantos del Pacífico colombiano, de voces de guías espirituales indígenas y gritos africanos, todos explorados desde un solo Ritual.

La Mambanegra – “Voy a seguir”

Probablemente no hay en Cali un acto tan representativo y emocionante como La Mambanegra. La orquesta liderada por el siempre dinámico Jacobo Vélez, en su alias del Callegüeso, se ha convertido en una institución por mérito propio dentro de la narrativa convulsa de la ciudad del Valle del Cauca. Con el estreno de El Callegüeso y su Malamaña de 2015, la poderosa agrupación empezó a abrirse un espacio importante en el marco de los ritmos neo folclóricos nacionales. Mientras bebía del amplio repertorio de la salsa que ha convertido en leyenda a la Sucursal del Cielo, Vélez fue dándole nuevos aires a su proyecto al empaparlo de sonidos modernos como el hip hop, el funk o el dancehall. Con dos EPs posteriores, la inquieta serpiente musical ha recorrido las calles de Cali para narrar sus historias de callejones y portones, de verbenas y celebraciones, de risas y quebrantos. “Voy a seguir”, su último lanzamiento está basado en un poema de Gandhi en el que invita desde su sabiduría a continuar caminando por un sendero de empatía, de amor y de esperanza. En esta canción Vélez usa el discurso del líder y lo lleva a sus contextos geográficos y temporales… Este tema está dedicado a todas las víctimas asesinadas durante el paro nacional del 28 de Abril de 2021 en Cali, Colombia.

Lucio Feuillet – Bailando Bailando

Lucio Feuillet es uno de los cantautores mejor dotados de la movida cultural colombiana. Aunque desde 2013 venía creando ruido en torno a su nombre con el lanzamiento de Indicio, no fue sino hasta Provinciano de 2017 que el cantautor nariñense encontró la veta artística que debía explorar para que sus canciones se sintieran propias y conmovieran a miles de colombianos que lo han venido encontrando en distintos escenarios culturales del país. “Pinta tu aldea y pintarás el mundo”, escribió Tolstoi y esto es aún más cierto en el trabajo de Feuillet, quien ha encontrado en las músicas tradicionales del sur de Colombia, particularmente de su natal Nariño, la inspiración idónea para explicar todo cuanto lo aqueja, emociona y pone a bailar. Después de empezar a dar adelantos de su tercer álbum desde finales de 2020, Bailando Bailando aparece en medio de una coyuntura compleja, por lo que incluye canciones de protesta y reversiones de clásicos del departamento de Nariño con una actitud a veces más rockera y otras un poco más introspectiva. Es un esfuerzo de quince cortes que encuentra al músico de Pasto en su mejor momento.

Tres Coronas – “Resistencia”

Tenían que volver. Después de su presentación multitudinaria en el Parque Simón Bolívar en el marco de Hip Hop al Parque 2019, era necesario que P.N.O y Rocca volvieran al ruedo a hacer lo que los hizo leyenda: hip hop con pedigree, rimas acrobáticas, beats densos como orquesta para la voz de dos panteras negras asechando la sombra. Por eso, en 2020, presentaron un nuevo álbum. Nueva era es un disco redondo, profundo, introspectivo, potente. Conceptualmente puede ser el más fuerte de la carrera de Tres Coronas, recorriendo la leyenda que los hizo inmortales en Nueva York, Paris y Bogotá. A los cuarenta, los tiempos de competir por quién es el gallo con la cresta más aguda del ruedo quedan atrás. Es más bien el momento de reflexionar sobre un legado tangible en las rimas de aquellos que empiezan a estrellar el boli en el folio. Uniéndose a la narrativa del paro nacional, los reyes del hip hop en Colombia presentan “Resistencia”, un corte construido sobre la base del himno nacional de su país. Es una celebración de la minga indígena, del pueblo en pie de lucha. Así mismo, es una contestación a la masa pública que sigue apoyando el legado sombrío de veinte años que ha sido el uribismo en Colombia.

Texto: Ignacio Mayorga

Digger

Digger

Colaboradores y editores de digger.mx