Ryan Karazija explora universos tácitos, la melancolía siempre ha estado ahí, Low Roar navega en melodías suaves, beats sutiles y arreglos atmosféricos para dar una clase magistral de cómo construir una pieza musical sin prisa y con delicadeza. 

Prueba de ello son este cúmulo de canciones un vaivén entre capas de emociones vigorosas e intuitivas. Con su primer sencillo “Hummingbird” deja claro lo que nos espera en el próximo álbum de Low Roar. Se trata de un trabajo en el que la banda ya no está preocupada por crear hooks pegajosos que atrapen inmediatamente, sino en construir ambientes en los que el escucha se pueda desvanecer. Bajo esa misma línea, maybe tomorrow… no será un disco compuesto por singles, sino una obra indivisible, planeada cuidadosamente de principio a fin. 

Un componente esencial de esta nueva etapa tan ambiciosa de Low Roar es la producción de Andrew Scheps (ganador del Grammy por su trabajo con Red Hot Chili Peppers / Adele) y Mike Lindsay (de la banda británica Tunng). Ambos son viejos colaboradores de Low Roar, pero su papel se ha vuelto tan clave para la identidad sonora de la banda que por primera vez aparecen en los créditos como miembros oficiales a un lado de Karazija.