Una tarde de festival, con una cerveza en mano recorres el lugar mientras los últimos rayos de sol caen sobre el planeta. De pronto, llegas a un escenario atraído por las notas que de ahí nacen. Con sintetizadores que te abrazan lentamente y coros que seducen inexplicablemente tus sentidos. Sin darte cuenta, ya te encuentras moviendo el cuerpo, inmerso por completo en la atmosfera alegre y bailable. En el escenario, Cohetes anuncia su siguiente canción.

Juan Pablo Pulido inició su proyecto solista en 2016, después de su etapa con la banda 8KMS. Con la cual publicó un EP y un álbum de larga duración. Desde entonces, varios sencillos han sido publicados por Cohetes. Su carta de presentación fue El Día, un corte cargado de melancolía y que dejaba ver entre líneas el sonido que se estaba gestando en este nuevo viaje.

Usando atinadamente sus recursos, la voz de Juan Pablo va navegando en armonía sobre las líneas de sintetizadores. Mismas que están perfectamente situadas en tiempo y frecuencia, en cada una de las composiciones. Cada una de las capas en cada canción, cumple una función especifica que resulta en pasajes musicales imperdibles.

Cohetes es un proyecto honesto, creado para contar historias personales y conectar con la gente que lo escucha, en la charla que tuvimos con Juan Pablo nos comenta:

Después de 8KMS, quedé con esa chispa de seguir escribiendo canciones, de seguir haciendo música, de seguir parándome en escenarios a tocar, y decidí hacer Cohetes… me encanta escribir canciones, me encanta identificarme con las personas por medio de las canciones, me encanta conectarme con la gente por medio de las letras…

Actualmente Cohetes se encuentra preparando lo que será su primer álbum, del cual podremos escuchar un adelanto muy pronto. De la misma forma, el videoclip que acompañará este primer sencillo ya se encuentra cocinándose también.

Mientras tenemos noticias, PONLE PLAY al episodio que hicimos con Cohetes, en el cual nos platica parte de su proceso creativo y todo lo que hay detrás de este este increíble proyecto.

por Sergio de L.