Hace 9 meses Isaac Carrillo

Desde hace unos años, Nrmal ha sido uno de nuestros festivales favoritos, su excelente curaduría, la oferta gastronómica, su cerveza artesanal, su afición por la fotografía y amor a los perros le dan el toque especial que lo distingue de festivales “más grandes”. Para quienes buscan estar al tanto de nuevas propuestas es el lugar ideal. A diferencia de otros festivales, Nrmal se destaca por incluir en su line up a los artistas más frescos de la escena “underground”, de culto o emergentes, como ha sido el caso de Slowdive, Ariel Pink, Death, Swans, Health, Tortoise y Psychic TV, por mencionar algunos; y darles a cada uno su lugar sin importar el acomodo del cartel.

Este año, la oferta musical rompió esquemas, desde cumbia, stoner, post-rock y lo-fi hasta Shibuya-kei. El line up estuvo conformado por bandas como Explosions In The Sky, Mac DeMarco, Sleep, Cornelius y tuvo como resultado el sold out de las entradas a dos días de llevarse a cabo el festival. Esto sin duda fue un acontecimiento relevante, que tomó desprevenidos a todos aquellos que esperaban comprar su boleto de último minuto como en años anteriores.

 

Ethics:
La banda oriunda de Tijuana/San Diego, puso a bailar a todos los que se encontraban en el escenario azul, a pesar de tener algunas fallas con el audio el electro pop no dejó de sonar, demostrando su profesionalismo y entrega a pesar de las dificultades.

Sol Oosel:
Gustavo Mauricio, ex miembro de Quiero Club y Zurdok, fundador del colectivo Happy-Fi. Se presentó con su proyecto Sol Oosel, exponiendo su experiencia y dominio de los sintetizadores, acompañados de una voz discreta pero melódica que rinde tributo a los mejores años del Synthpop.

Pelada:
Tobías Rochman y Chris Vargas, mejor conocidos como Pelada, acapararon la atención de varios asistentes quienes se identificaron con la actitud punk y el sonido house de su proyecto. Sus letras llenas de pesimismo, crítica hacia la privacidad y los vampiritos de traje, estremecieron los oídos del público.

Dub de Gaita:
Adrian Sherwood, Diego Gómez y Los Gaiteros de San Jacinto se unieron en este proyecto que explora las raíces de la cumbia tradicional, mezclados con elementos del dub. A pesar de ser un proyecto completamente diferente a lo que nos tiene acostumbrados el Nrmal, fue muy bien recibido por los asistentes, dejándose  llevar por los ritmos colombianos y sacando los mejores pasos de baile para sacudir un poco la vibra alternativa.

Of Montreal:
La banda de Kevin Barnes, ha evolucionado su sonido a los largo de su trayectoria, en esta ocasión presentaron algunas canciones de su disco por estrenar. La extravaganza de su frontman manifestó a otro de sus alter egos, enérgico, erótico y pasional, quien dirigió al grupo por el camino de la psicodelia y el desenfreno.

Mac DeMarco:
El mood californiano estuvo presente gracias a Mac DeMarco, uno de los artistas con mayor número de seguidores de esta edición. Momentos antes de subir al escenario la multitud de fans enloquecía al verlo en el soundcheck, al comenzar con la primera canción On The Level, los estridentes gritos y desesperados empujones no pararon. Una tras otra se fueron coreando las canciones hasta el fin de la presentación. Para el gusto de muchos fans y el enfado de otros, Mac se despidió con un cover de Under The Bridge donde intercambió papeles con Joe McMurray (baterista) quien estuvo a cargo de los vocales.

Sleep:
Con los primeros acordes de Holy Mountain, Sleep salió al escenario para captar por completo la atención de sus fans, quienes esperaban ver al trío de stoner desde hace algunos años. A pesar de tener algunos problemas técnicos durante el inicio de su presentación, Sleep ofreció una experiencia inmersiva para los seguidores del stoner y el doom.

Cornelius:
La sorpresa del festival para muchos fueron los Japoneses de Cornelius, Keigo Oyamada con su proyecto de Shibuya-Kei dió muestra de la perfección de su sonido. Momentos antes de iniciar, se mostraba una manta en donde se proyectaban saludos al público, al iniciar la presentación ésta cayó para presentar a la banda, con su sonido meloso, futurista y pop.

Explosions In The Sky:
Uno de los actos más esperados desde hace 10 años, cuando tocaron por primera vez en la ciudad junto con Sad Breakfast y Holiday. Los primeros acordes de Catastrophe and the Cure sonaron mientras el escenario se teñía de rojo, un comienzo bastante intenso que terminó envolviendo a los presentes con su sonido.