Hace 3 años José Luis Rangel

Bautizos, levantones y chavas fresas en rapto estático. Y chokers.

Un año después de que Buried Under Stars estrenara su álbum Soup is Food, el “BUS” de Mauricio Avendaño y sus compinches Hector Bravo, Gabriel Benavente, y Linda Tan estrena video para “Jewish Princess”, esa rola que suena como a algo que hubiera podido hacer Yo la Tengo, Teenage Fanclub o Guided By Voices en su mejor momento.

El video fue dirigido por Alejandra Villalba y César Ortíz, del colectivo Somos/Simios. En sus palabras, buscaban tocar temas como religión, fanatismo, intolerancia y discriminación, en él, vemos a Nailea Norvind guiar un especie de culto de chicas adolescentes a través de varios rituales que culminan en el secuestro de otra que representa quizás a todos los que se salen de la norma, todo en un entorno ascético. “Va enfocado a criticar nuestra generación”, nos contó César, refiriéndose claro a la generación de los que nacimos en los noventa. Ambos conciben el video como una reflexión sobre cómo el internet y medios masivos equivalentes desgastan los conceptos hasta hacerles perder su significado. “Conceptos como equidad, discriminación, fanatismo y generación de consciencia mutan en internet hasta perderse y entonces nada tiene sentido” dice César. “Todos tenemos una definición diferente y cuando una no concuerda con la otra es cuando empiezan los problemas”, piensa Alejandra. El video se estrena justo en el momento en el que organizaciones religiosas por todo el país convocan marchas en contra del matrimonio igualitario. “El fanatismo en su máxima expresión” según Alejandra.

Al final, la primera intención de los creadores del video es que el espectador saque sus propias conclusiones. Así que, amigo espectador, adelante: encuentra tus significados en tus conceptos.