Hace 3 años jignacio

El pasado sábado 14 de enero, el sello Finesse Records organizó su primera fiesta del año y los invitados a inaugurar el 2017 no pudieron haber sido mejores; Zut Zut, miembro de NAAFI; Total Freedom, el maestro de ceremonias de las infames fiestas de Los Ángeles conocidas como Wildness; y el venezolano Alejandro Ghersi, también conocido como Arca, fueron los encargados de hacer bailar a más de una centena de personas en una bodega de la Colonia Doctores.

La noche comenzó con Zut Zut, quien logró hacer bailar a los asistentes para entrar en calor. La combinación de ritmos de reggaeton, con algo de hip-hop, trap y en algunos momentos algo de jungle, empezó a hacer que las personas empezaran a mover. Algunos hasta empezaron a perrear con ayuda de la reja que fungía como separación entre la audiencia y el escenario, pero la noche apenas empezaba y aún había mucho espacio para hacerlo.

Conforme el set de Zut Zut avanzaba, la gente empezaba a llenar el recinto. Después de casi una hora y media, la bodega de Monster ya estaba llena. Tal vez no a reventar, pero lo suficiente como para que Total Freedom y Arca armaran una fiesta decente.

Cuando llegó el momento de que Zut Zut le cediera el escenario a Total Freedom, la gente ya estaba pegada a la reja. Pero lo que emocionó a la gente no fueron las mezclas eclécticas del DJ estadounidense, sino la presencia de Arca, quien salió al escenario vestido con una tanga, unas medias, unos tacones, un corsette y una peluca rosa.

Durante todo el set de Total Freedom, Arca gritó por el micrófono “¿Cómo chingados se sienten?, ¡Vamos a hacer una fiesta!” más de una vez. El venezolano bailó, se tomó fotos con la audiencia e inclusive le perreó al DJ. Pero lo mejor de todo fue cuando le dio de beber a la audiencia de la champaña que le habían regalado.

Después de un par de horas, era turno de Arca, quien es un monstruo detrás de las consolas. No se le puede describir de otra forma. Una vez que tomó el control de la música, los desplantes sonoros en el lugar no pararon.

A pesar de que no tocó, ni hizo mixes de sus propias canciones, la actitud desenfrenada de Alejandro Ghersi mantuvo a los asistentes bailando y en ocasiones brincando. Fue una noche que tuvo remixes extremos de Selena, pero también de los Deftones. Hubo apariciones de canciones folclóricas y todas tuvieron el toque extraño, extremo y gay de Arca.