Hace 1 año Andrés

El pasado mes de abril Paté de Fuá cumplió diez años de trayectoria y en este peregrinaje, su sonido se ha transformado debido a que exploran diversos géneros como el jazz, vals, tango, country o tarantelas, por mencionar algunos; desde su debut con Música Moderna (2007), hasta su última producción Película Muda parte 1 (2014) sería complejo identificar una pauta musical que defina a la agrupación de origen mexicano pero de estirpe internacional. A pesar de lo anterior, ellos no perfilan a su música como indefinida y fijan sus fronteras:

“si está delimitada (su música) aunque se pueda experimentar y expandirla, pero hay muchos límites que hacen que si este definida y que la distinga de lo demás […] Paté de Fuá es un aglomerado de géneros que pertenecieron a una época pasada y entrega muy poco del presente”, señaló el vibrafonista Alexis Ruiz.

Película Muda Parte 1Y aunque persiste la necesidad de catalogar a las diversas agrupaciones por géneros y movimientos por parte de los críticos musicales y el público, a Paté de Fuá le incomodan las etiquetas y hasta la consideran un imperativo innecesario; en este sentido Yayo González, vocalista y compositor de la banda, señaló:

“no importa si hay fórmulas, es una canción sea buena o mala; si en esa canción la guitarra o batería hacen tal cosa y los críticos le llaman Bitpop reggeton o qué se yo, a quién le importa.[…] a la música hay que agregarle el carácter técnico, el carácter expresivo y todo eso ponerlo bajo la apreciación personal; con ello, podríamos decir que en ese caso, la música es un dado con tantas caras como orejas las escucha”.

Y no solamente la música entra en el juego de las interpretaciones, asimismo las diferentes ramas del arte como la literatura, la pintura o el teatro ya que éstas “funcionan como válvulas de escape, como un masaje sentimental o como un paréntesis, nos permiten vivir una vida que no vivimos”, comentó Yayo González. Al mismo tiempo el arte y en este caso, la música de Paté de Fuá, logra trasladarnos a ese sitio muerto que algunos llaman recuerdo; cantamos con pena la ausencia de alguien o algo que se ha desvanecido con el tiempo y por ello, la música de Paté Fuá está llena de nostalgia y añoranza.

Con la misma intensidad que se sumergen en la melancolía se afrontan al instante y al ahora, en donde narran a la rutina propia de nuestra cotidianidad; en sus relatos encontramos lugares y personajes típicos del barrio como el supermercado, la tienda abarrotes, la cantina, los circos, los vagabundos o las colegialas, en fin, un caleidoscopio de estampas urbanas. A causa de lo anterior, Paté de Fuá se cataloga como costumbrista y señalan al tango como el origen de dicha esencia e indican:

“éste (el tango) fue hecho por intelectuales que desarrollaban un discurso literario que es totalmente urbano y cotidiano; es como la filosofía de la calle, eran intelectuales de café en donde se reunían para debatir, era gente con mucho sustento pero que hablaban con el idioma de la calle y del ciudadano común. Abordaban la filosofía de una manera muy cotidiana y costumbrista”.

Su versatilidad en lírica y sonido no es fortuita y en particular, se lo atribuyen a su libertad en composición y a su público incondicional. Respecto a su independencia musical, ésta ha sido su sello característico durante su carrera; y, aunque no se han sentido “ni náufragos ni tampoco han tenido grandes apoyos”, ello les permitió un amplio margen al momento de producir su música. Referente a su público que se caracteriza por ser heterogéneo (desde adultos hasta niños), Yayo González comentó:

“En lo que nunca hubo naufragios, por suerte, es con nuestra relación con nuestro público; ello siempre ha funcionado de manera natural y espontánea. Podemos sacar una rola que le guste a mucha gente y otra que no, pero nunca hubo un naufragio entre nosotros y el público; lo anterior nos ha permitido forjar una carrera desde la independencia, porque no somos independientes por convicción sino por necesidad”.

patedefuametro2El pasado 8 de julio Paté de Fuá lanzó “Nosotros dos”, un dueto con Lucía Galán y que es el primer sencillo de su nueva producción; el disco se titula Película Muda parte 2, que es continuación de su última grabación y estará disponible el próximo 5 de agosto. A pesar de su vasto público, su inmensa producción discográfica y sus diversos logros como sus presentaciones en el Teatro Metropólitan o en varias ediciones del Vive Latino, la banda reconoce que le queda un largo camino por recorrer. El contrabajista Jorge Molina aclaró:

“…tenemos un camino por recorrer, muchos lugares a donde ir, muchas cosas por mejorar; estoy contento por lo que hemos logrado pero con ganas de seguir adelante, de crear más cosas, de hacer más discos, de llegar a más público, de enfrentarnos a más situaciones, de tener retos como músicos. Como banda, hay muchísimas cosas por hacer“.

La música de Paté de Fuá es cosmopolita gracias a que ésta es sincera y sus relatos no son ajenos, su sonido nos recuerda a un amor perdido e imposible y a lugares lejanos como el barrio, la cantina o la infancia; pero también nos muestra el lado de afable de la vida con sus composiciones alegres, festivas y llenas de jubilo. En una época tan frenética como la nuestra, darse un respiro y escuchar un tango o un bolero puede significar “una cierta paz y tranquilidad” y ahí la virtud de la banda que, en su décimo aniversario, nos ha regalado increíbles estampas de la vida cotidiana.

Paté de Fuá presentará su nueva producción Película Muda parte 2 en el Teatro de la Ciudad de la Ciudad de México el próximo el 19 y 20 de agosto.