Hace 1 año Navorski

Simpson AhuevoEs difícil caminar por el empedrado suelo de Avenida de la Paz, en el corazón del clásico barrio de San Ángel al sur de la Ciudad de México. Este sendero de apenas unos metros y que conecta Insurgentes, una de las arterias más importantes de la metrópolis con avenida Revolución, alberga un sinfín de restaurantes, clubes y boutiques. De entre estos comercios, casi todos de un alto nivel de precios, el pasado jueves emergían una serie de beats que desentonaban con el ambiente opulento y aburrido de la zona. Rap en español, a todo volumen proveniente de La Bipo San Ángel. La razón: la presentación de Simpson Ahuevo y su inseparable Alan Anaya. Desde un par de horas antes del arranque del concierto, una horda de gorras y tenis había llenado el foro del bar desde el cual solo basta levantar la mirada para tener la vista completa del escenario que se encuentra a varios metros sobre el suelo.

Simpson AhuevoA las diez y media en punto, algunos scratches de Alan Anaya anunciaron el inicio de un show más del Simpson. Los gritos del público ente cada tema y el coro a todo pulmón refirmaron que el MC sonorense es, además de uno de los raperos más queridos del circuito, un tipo que sabe cómo se vive de noche en la ciudad.

Aunque Alan Anaya dio el anuncio de que la que presenciábamos era una de las últimas presentaciones en las que se tocarían temas de El Morroeste –el álbum que le dio proyección a Simpson Ahuevo- no faltaron trancazos como “Gas”, “Come Rap”, “Más que Ayer”, las clásicas “Manos de Anillo”, “Gracias al DJ” y, por supuesto, la poderosa “Méxtasis” con la que se cerró el show. Tras los aplausos, tocó el turno de una maciza selección de hip hop por parte de Anaya, ya como DJ, con la que La Bipo siguió retumbando el suelo de la aburrida Avenida de la Paz hasta bien entrada la madrugada.