Hace 1 año Yann

Hace un par de semanas durante el aniversario de Meow Magazine, con participación de Sir Francis Fest, tuve la oportunidad de platicar a fondo con un proyecto que ha hecho eco en la escena subterránea nacional y que me intrigó desde los vi en acción unos meses atrás: Convex Mirror.

Conformado por Daniel (mucho más conocido por su proyecto electrónico: A-rp) y Azul, nos han mostrado un producto sonoro que conjuga elementos de post punk, con tintes de pop experimental; éste refleja un alto contenido emocional, dónde las emociones turbias y convulsas, son un ingrediente clave. Siendo pareja, ambos han sabido canalizar sus influencias, para llegar a un punto en donde ambos convergen, y ahí es donde verdaderamente podemos escuchar a qué suena Convex Mirror. Historias que se narran a través de su música, narrativas que probablemente sólo tengan sentido para aquellos que se han visto envueltos en una relación que trasciende los lazos físicos o simbólicos.

convex-Mirror

¿Cómo es el momento en que deciden darle forma al proyecto de manera concreta, ¿cómo es el momento decisivo?

Azul: Pues yo creo que la impresión de cada uno es similar y diferente, yo llevaba largo tiempo queriendo tener un proyecto musical solo que no había encontraba la persona, y empezó la relación con Daniel, y  se fueron dando las cosas poco a poco, como la inquietud de a los dos nos gusta un buen la música, de que los dos tenemos influencias de muchos lados que representan muchas cosas para los dos en muchos aspectos.

La decisión se tomó a partir de que estábamos dándole y dijimos “oye, pues suena bonito, ¿no?” igual podríamos hacer que otras personas también sientan bonito, como nosotros lo sentimos haciendo las rolas, y que son emotivas y siempre tienen un poco historia las canciones. Yo creo que ese fue el momento, las ganas de que nos conozcan, de que nos escuchen, de que nos vean, de que sientan un poco con nosotros, no estoy segura de que es, pero que sientan algo.

Daniel: Siento que empezamos una relación personal, era muy evidente que teníamos muchos gustos en común, no todo pero en muchas cosas que eran importantes para nosotros, nos identificamos rápidamente, y empezamos a sacar un par de ideas, aunque yo creo que el momento decisivo fue cuando sacamos las dos rolas en Bandcamp. En realidad somos un dueto que lleva un año trabajando, y tenemos dos rolas afuera oficialmente, y nos ha ido súper bien, yo creo que dar ese paso de publicar esas rolas, y obtener buen pedo de los amigos y de la banda, eso confirmó que había que seguir trabajando.

convex-mirror

Muchas gente te conoce más por el lado electrónico por tu otro proyecto, Daniel, ¿de dónde viene la inquietud de armar una banda, de entrarle al lado instrumental, ya lo habías intentado? ¿tu también ya lo habías intentado antes, Azul?

Daniel: Llevo muchos años trabajando, bandas he tenido desde la secundaria. Si es una necesidad de tener esas dos salidas, porque por ejemplo en mi proyecto de electrónica, es un  proceso que disfruto mucho, pero también es un proceso mucho más neurótico, de mucha introspección, de un auto juicio muy severo, y estar en una búsqueda mas inmersiva. Es estar sentado, hay muy poco movimiento físico, no tengo comunicación con nadie y puedo estar por horas y horas.

Y a parte es una vertiente de inquietudes sobre qué procesos integras en la creación de la música, por ejemplo en Convex es un acercamiento a un pop, que queremos dar un tinte más experimental, pero como sea requiere que estemos en comunicación continua, requiere estarte agachando para conectar, requiere estar discutiendo qué sonido va mejor con qué otro…

Azul: También  es práctica personal, cada quién practicar lo que le toca.

Daniel: Exacto, por ejemplo los procesos de composición es cien por ciento colaborativo igual que el ensayo, al contrario que con A-RP que es estar volviéndote loco todo el tiempo, es cagado porque me pongo me siento más nervioso

Azul: Claro, porque se comparte la carga, un poco.

Daniel: Hace rato nos hicieron un comentario de lo difícil que es tener un proyecto con tu pareja, y nosotros llevamos un año trabajando y sí hemos terminado de tocar o antes agarrados de la greña, pero justo de aprender de todas esas experiencias, hemos decidido tomar otra actitud respecto a tocar, y se ha vuelto más ligero, más divertido.

Tal vez entran en una dinámica distinta, entre la cotidianeidad de la vida en pareja, y después en el proyecto personal, para evitar chocar… 

Azul:  Claro, se va platicando. Yo creo que en esta cuestión de las discusiones, Daniel es una persona más amena, yo tiendo a ser más explosiva sobre todo cuando me siento muy insegura, entonces conforme ha ido avanzando el tiempo y yo me he sentido más segura porque yo no tenía un proyecto musical antes, solo sabía que cantaba bien, entonces ha sido un shock para mí, confrontar varias inseguridades, agarrar instrumentos, aprender desde la octava, hasta cosas un poco más complejas, desde complejizar mi voz, ir a la clases, e ir conociendo mi instrumento principal que es la voz.

Entonces también eso ha ido disminuyendo un poco la tensión porque yo siento que Daniel al tener un bagaje mucho más amplio, de más tiempo tal vez haya una sensación de más responsabilidad hacia él, pero conforme ha ido avanzando el año, yo también he agarrado más riendas en el asunto y eso le quita un poco de presión a él, de cosas que pueden generar una fricción, y poco a poco hemos llegado a decir: “Sabes que vamos a divertirnos, pasarla bien, y si suena feo o no, es responsabilidad de los dos y cada quien sabe que tiene que trabajar”.

Daniel: Justo el hecho de que Azul se haya involucrado más, y de que esté tomando clases y demás, facilita la comunicación musical; al principio llegabamos a discutir porque yo no lo sabía explicar lo que era una escala, o porque nos teníamos que apegar a una escala específica en una rola, y ahora que eso ya es evidente, ya nada más encontramos los tonos juntos, y ya ella hace su desmadre, no solo facilita el proceso creativo sino que disminuye la probabilidad de roces.

Hablando de los procesos creativos, ¿cómo son las dinámicas cuando quieren hacer algo nuevo? ¿Van viendo que sale en los ensayos o tienen algo ya muy estructurado?

Azul: No muy estructurado, es una mezcla de las dos, yo creo que tenemos inquietudes diferentes pero hay como una chispa muy similar entre los dos. Nos gusta mucho el cine, yo estudié cine. Yo, por ejemplo necesito ver películas para inspirarme, muchas de nuestras rolas se tratan de películas, por ejemplo la canción  “The Faces She Sees” es de una película que se llama   yo la vi antes y le insistí a Daniel, que la teníamos que ver juntos. Cuando acabó la película, y ya estábamos en el estudio dándole; Daniel tiene una facilidad con la guitarra para hacer melodías impresionantes, entonces a partir de eso va volviendo más complejo todo, a veces escribimos cosas por separado pero luego no funciona y terminamos cambiando todo en el momento, y sólo queda la esencia de esa idea.

Daniel: Hasta el momento lo que ha funcionado, es poner las piezas de lo que cada quién trae e irle dando forma juntos. Discutimos hace poco el tener un acercamiento más de jamm a la composición, terminando esta etapa, este álbum que estamos grabando, queremos acercarnos a un pedo más líquido. Sentimos que estamos en un pop muy rígido estructuralmente, queremos lograr algo todavía más experimental. El tiempo pasa y hay que ir cambiando conforme eso pasa.

Aprovechando que hablaban de su relación con el cine, recuerdo que escuchándolos justo me imaginaba que su música podría ser en el soundtrack de algunas películas sin problemas, ¿tienen en mente hacer algún tipo de colaboraciones directamente con el cine, como musicalizar cortos, o películas independientes en un futuro?

Daniel: ¡Sí claro!

Azul: Yo de la cosas que más amo en el mundo es el cine, y agradezco mucho que exista el cine, el teatro, y en general las artes escénicas, estaría bien chido. Yo estoy empezando a usar Resolume, y a poner visuales, etcétera, y me gustaría en un momento poder integrar eso a Convex, pero bueno requiere de práctica. Ahorita entre tocar el teclado, y la voz, entonces poco a poco.

A la hora subirse al escenario, ¿tienen algún ritual, en cuanto a ensayos o justo antes de empezar a tocar?

Azul: Yo sí necesito 5 minutos de concentración, más por el hecho de que mi instrumento soy yo misma. Cantar es un ejercicio que va acompañado de una teatralidad, es dar un sentimiento que quieres plasmar a la hora de cantar, entonces yo si no tengo 5 minutos, para mi si es importa para respirar, porque también es una cuestión respiratoria

Daniel: A mi me gustaría ritualizar mucho más los actos con Convex, pero el pedo es que nosotros somos cien por ciento responsables de las conexiones y de todo, entonces nunca he tenido la oportunidad de que todo esté ya conectado y pueda tomarme un tiempo y después subirme a tocar. Estaría chingón porque creo que lo haría bien pero pues no se puede, todavía no. Me encantaría poder tener un ingeniero y un par de personas que sean responsables.

Azul: En casa creo que si nos tomamos el tiempo, en los ensayos, yo amo las velas y los inciensos, entonces apagamos las luces aunque suene medio forever, pero si da un ambiente. Los ensayos salen mucho más rápido cuando hay ese ritual.

Siento que en su música hay un aura obscura y nostálgica en ciertos puntos, ¿sienten hay mucho de sus propias  vivencias y sentimientos en sus temas?

Daniel: Totalmente. Y hablando de connotaciones obscuras, yo creo que es porque así es la vida, no es porque sea necesariamente obscura creo que somos personas particularmente sensible. De hecho yo me considero una persona alegre. Yo creo que es muy emotiva, muy romántica, algunas de las rolas pueden ser de algún desorden, porque también nos han pasado cosas culeras, como a todas, pero por ejemplo la primera rola es una rola romántica.

Azul: Más bien es lo que uno escucha, las influencias cinematográficas, literarias, lo que te mueve. Uno a veces anda melancólico, pero no se está así siempre.

Si pudieran nombrar una influencia, ya sea sonora, cinematográfica, literaria o lo que sea, ¿cuál sería?

Azul: En mi cabeza lleva un tiempo sonando el nombre, Chelsea Wolfe, justo es obscura pero al mismo tiempo no, esa es como mi influencia ahora. Se me ocurren otras, pero es la de la que me acuerdo ahorita.

Daniel: The Cure, toda la vida. Porque tiene esa connotación obscura, pero a veces es super bobo, unas sensaciones muy juveniles muy inocentes, luego si tuvo unas etapas más de doom, pero ha sido una constante que me ha durado mucho. Una vez le robé el Staring At The Sea en CD a una tía cuando estaba morrito, y escucho los primeros cuatro discos, nada más.