Cesar Salazar (sin acento en la “e”) estrena su primer álbum titulado “Mis Simples Decisiones Impulsivas”. En este compilado encontramos música agridulce y reconfortante para gente triste; sentimientos puros y emociones sin efecto por parte del creador. Es el soundtrack de una depresión. 

El común denominador de este conjunto de canciones es la sinceridad y transparencia con la que el cantautor oriundo de los suburbios de la capital mexicana cuenta sus historias. Lo estético del pop y lo crudo del emo caracterizan las composiciones y producciones del artista en este disco especialmente nostálgico. En combinación con una colección de composiciones grabadas por primera vez en su grabadora de cinta, Cesar nos abre la puerta a la intimidad de su cuarto mostrando pedazos de esas primeras notas en la versión final de su álbum.  El disco cubre una amplia gama de colores y matices en la que la nostalgia es el común denominador. 

Cesar Salazar ha logrado generar un vínculo sólido con su público tanto con sus grabaciones de estudio, como con sus desgarradoras y catárticas presentaciones en vivo.