Hace 4 meses Desempacados

Hasta hace un par de años, Kendrick Lamar usaba estrictamente Reebok. ¿La razón? El rapero de Compton, California tenía un contrato de exclusividad con dicha marca en donde además de obligarle a usar modelos clásicos, le otorgaba algunas facultades para modificar y personalizar ciertas siluetas como el Ventilator, el Club C y el Classic Leather.

La combinación era un ganar/ganar bastante orgánico: Por un lado, tienes una marca llena de tradición en las calles con siluetas que marcaron época gracias a su diseño, las personalidades que las usaban o por el momento cultural en el que fueron lanzadas. Del otro lado, tienes el emblema más reciente del rap del la costa oeste, la re-encarnación lírica de Tupac Shakur, el portavoz de la raíz africana en Estados Unidos de Norteamérica y un talento que hace mucho no se escuchaba en la industria musical.

Pareciera que nada podría haber sido mejor, como todas las relaciones esta pareja tuvo encuentros, éxitos, algunos desencuentros y al final, la separación se hizo inevitable. ¿Por qué? ¿acaso hubo algo más fuerte que se interpuso entre estos dos? ¿El rompe-hogares de esta relación es real? Dicen que nadie está obligado a continuar con una relación en la que no se sienta cómodo, por ese lado Kendrick no estaba obligado a seguir junto a Reebok, mucho menos si su contrato había terminado en uno de los mejores momentos para el rapero y uno de los peores para la marca.

Para no entrar en detalles, el contrato que Reebok tenía junto a Kendrick llegó a su fin en vísperas del lanzamiento de su álbum DAMN, hasta ahora el más importante de Lamar y con el que se embarcaría en una nueva aventura junto a nada mas y nada menos que Nike, marca responsable de fabricar uno de los calzados más representativos de Los Angeles: Nike Cortez.

Es bien sabido que Kendrick es un individuo real y fiel a sus ideales, representa la voz de miles a través de un discurso de unidad el cual hace eco en los principales barrios del mundo, por ejemplo en su natal Compton. Es justo en Compton donde la silueta del Nike Cortez cobra importancia, ya que desde hace más de dos décadas este calzado representa un statement para diversas contraculturas en esa región. Basta con ver que los miembros de las pandillas Bloods y Crips –inspiración de Lamar para varios pares en su estancia con Reebok– usan este calzado como parte de su uniforme y código de vestimenta.

Quizá tu sigas creyendo que el Nike Cortez es un calzado para cholos, y es probable que tengas razón, así como también es probable que no sepas que es por excelencia una de las tres siluetas más icónicas de California, compartiendo el trono con el Converse Chuck Taylor y el Vans Authentic.

Volviendo al punto de origen, la razón por la cual Kendrick escogió trabajar con Nike no es por los modelos de Air Jordan, por los sneakers que Virgil Abloh hizo con Off White, no es por el hype, es por las raíces, por el Cortez.

A continuación los dejamos con las imágenes de cómo se ve la colaboración entre Nike y Kendrick Lamar, inspirada en el álbum DAMN y que salió a la venta a través de la app SNKRS de Nike en USA el 28 de enero, fecha en la que se celebrararon los Grammy Awards. ¿Coincidencia? No lo creo