Hace 3 semanas Omar Ferreira

El Super Bowl para muchos resulta ser el evento deportivo más villa melón; en dónde aún sin conocer al 100% las reglas del juego en nuestro país logra congregar a miles de televidentes, si bien debemos reconocer que parte de su exito de la liga norteamericana, es el no escatimar al amplificar sus alcances.

Adicional a la gran final de temporada se suma la música y los espectáculos de medio tiempo que cada año son más extravagantes y prácticamente firman con sello “para toda la familia” convirtiéndose en una plataforma meta para la escena mainstream lo cual no siempre tiene que ser negativo.

Hace unos días Spotify indicó que el consumo de la música que aparece durante el Super Bowl se incrementa exponencialmente en las horas posteriores al partido.

Durante los últimos tres años, donde la artista que más creció en streams fue Missy Elliot tras su aparición en el medio tiempo del partido en 2015 disputado entre Nueva Inglaterra y Seattle.

Luego de participar junto a Katy Perry y Lenny Kravitz en el entretiempo del Super Bowl XLIX, las reproducciones de Missy Elliot a nivel global en Spotify crecieron 810% y en México 1,022% al día siguiente del juego.

En 2016, la banda Coldplay, tuvo un incremento del 150% en sus streams globales, mientras que en México subieron 529%.

 

Sus acompañantes durante el Super Bowl 50 en el que Denver se impuso a Carolina fueron los artistas de pop Bruno Mars y Beyoncé, que elevaron sus reproducciones en la plataforma un 46% y 70%, respectivamente.

Para 2017 Lady Gaga fue la responsable de amenizar medio tiempo donde Nueva Inglaterra obtuvo su quinto anillo ante Atlanta, incrementando sus streams globalmente un 401% y en México 327%.

En Digger armamos un playlist para amenizar las horas previas y después del encuentro. Una lista más apegadas al género que caracterizó sus primeras ejecuciones de medio tiempo.