Hace 3 años Yann
palms_trax

Un detalle muy presente en el espectro electrónico es que, como en distintos aspectos de la vida cotidiana, nuestros juicios nos llevan a asociar gustos determinados hacia parámetros asentados en estereotipos del sector que más se adapta a las posibilidades. El house es un buen ejemplo de ésto, ya que en toda su generalidad se ha visto asociado a una escena dirigida hacia un nicho más vacío, por así decirlo. Haciendo configuración superficial del panorama, podría parecer que esto tiene sentido, y en parte puede que lo sea, pero para aquellos que entienden la música electrónica como un ente que tiene manifestaciones y vertientes ilimitadas, esto no es más que un juicio carente de sustento.

Uno de tantos aspectos que resulta peculiar -e interesante- de Fascinoma, es la curaduría de su cartel; el hecho de mezclar productores consagrados -qué ya han tocado en más de una ocasión en suelo nacional- del ámbito subterráneo como Kode 9 o Machinedrum, con productores con bastante trayectoria (Tales como Palms Trax, Lucy, Mr.Ties y muchísimos más) pero con menos reflectores o que simplemente fueron desplazados hacia un terreno de exposición distinto, ha venido a romper paradigmas y a diversificar las posibilidades.

A sabiendas de que se ha convertido en un mercado creciente en México, la arriesgada jugada de Fascinoma -al mando de Black Market– parece estar cobrando enteros, y más qué nunca se ha posicionado sin siquiera dar inicio a su primera edición, en una opción apetecible para diversos sectores del entorno electrónico del país. Si bien ya habían marcado un precedente con la fiesta del aniversario de Hyperdub, en la que participaron en cuestiones de producción, este parece ser su primer reto en forma, mismo que determinará el camino de muchas posibilidades den horizonte cercano.

Palms Trax que un personaje radicado que Berlín, que fraguó su figura en la escena electrónica en torno a esquemas exploratorios de house de Detroit, que estriban con líneas atmosféricas profundas. Con relativamente poco tiempo de actividad, al menos desde la óptica de las fechas de lanzamiento de los discos en su haber, éste se ha convertido en figura indispensable en fiestas y festivales de toda índole, ya que su estilo no sólo combina las antes mencionadas cuestiones técnicas, sino que nos muestra un amplio acervo musical con el que imprime destellos de funk e incluso disco de modo particular, lo cuál se traduce en una maravilla para la pista de baile.

Esta interpretación particular que imprime a sus piezas se percibe como un producto que se aleja de las construcciones metódicas del house, que se re configura como una propuesta fresca y llena de variantes. Será interesante verlo en acción próximamente en Fascinoma.

Entérate de más detalles sobre el festival aquí.