Foto: Hiram

Fryturama vuelve con nuevo disco, El Mutante Más Lindo es la metáfora sonora detrás de un viaje en ácido. Frida y Arturo una vez más juegan con esa luminosidad creativa explotando un disco ascendente.

A través de seis canciones, nuestra atmósfera auditiva comienza de lo suave a lo denso, un brillante camino lleno de distorsiones. Este es un viaje que se puede dividir en dos bloques, cada uno compuesto por tres canciones.

La interacción y el descubrimiento.

‘Siempre es bueno verte’: aquí es dónde las texturas del disco nos dicen el camino a seguir, una atmósfera luminosa nos marca un viaje placentero y amigable, al igual que meterte un ajo en este momento todo es un mundo por recorrer.

‘Amigxs’: comienzan los descubrimientos, la voz de Fryda es distorsionada por ese delay que ya conocemos gracias a ‘ Transparente’ cada momento de esta canción te incita a la desconexión y apreciar el momento.

‘Sigo Atrás’: Quizás aquí tu mente comienza a cuestionarse la existencia de lo que sucede a tu alrededor, el lsd ya invadió tu cuerpo y la sensación corporal es distinta. Las ondulaciones que escuchamos comienzan a intensificarse y el camino del disco nos recuerda lo expresado en ‘Festival’.

La distorsión de los sentidos.

‘Me Congelo’: existe a partir de este momento un cambio musical, dividir este disco en dos tiene un sustento gracias a esta canción, este es el puente entre un ambiente suave y los esbozos de una distorsión más densa.

El pasar de las horas siempre es un factor importante al consumir lsd, tu mente empieza a distorsionar objetos, colores y sonidos a tu alrededor, es aquí donde el verdadero viaje ha comenzado.

‘Ana’: aquí el cutenoise de los primeros temas del disco ha desaparecido, el momento del shoegaze ha llegado, el volumen de las expresiones musicales aquí es un juego placentero y explora cada rincón posible.

‘Hace Calor’: transformados totalmente en un explosivo viaje donde cada delay se mezcla con el reverb, este track es un recuerdo a los grandes temas compuestos por lovesliescrushing. La capa instrumental se mete directo a tu psique y el viaje cierra de una manera redonda.

A la par del ácido, las conexiones dentro de tu cabeza se unen una con otra y la vida tiene otro sentido, las emociones son volátiles e imperceptibles, el viaje es un clímax con un desenlace certero.

Fryturama tiene en el mutante más lindo un libre espacio de expresión entre la mente y la música, un disco recomendado para hacer volar la imaginación.