Hace 4 meses Manuel

El Perú es una tierra mítica, llena de tradiciones milenarias que asombran al mundo. Desde hace algunos el sello neoyorkino Barbés sacó a la venta una compilación de chicha, como se llama popularmente al estilo de cumbia psicodélica surgida en Perú en la misma época del jipismo blanco. Este movimiento cultural va más allá de música, ya que la chicha fue un género que brindó identidad a millones de personas que emigraron de los pueblos andinos a las grandes ciudades con la esperanza de una mejor vida. De hecho, el antropólogo Fernando Ríos Correa comenta que la chicha surge en Huancayo; “Este género nace como música de migrantes, pero no de migrantes a Lima, sino de migrantes a Huancayo”.

Los cholos, como despectivamente se referían en la capital a los trabajadores que llegaron de la sierra peruana, tuvieron en la cumbia psicodélica una forma de resistencia cultural y abatir los embates del opresor. En la historia de la chicha, Juan Campos Muñoz juega un papel vital para lo que a la postre sería un boom musical de orgullo cholo. A finales de la década de los setenta, Juan Campos Muñoz comenzó su andar en el mundo musical al hacer bailes en su pueblo natal, siendo uno de los Pasteles Verdes el más exitoso. Con ayuda de Hugo Acuña, guitarrista de dicha agrupación, Juan Campos fundó Discos Horoscopo y grabó un disco de 45” de los Pasteles Verdes. Tiempo después, la agrupación peruana dejó huérfano a Campos en un negocio del que poco entendía.

El primer grupo en firmar con Discos Horoscopo fue Chacalon y La Nueva Crema, un grupo cuyo primer éxito, “Lagrimas de Amor”, le trajo el éxito a la disquera de Campos cuando todo parecía perdido. De inmediato, Chacalon se convirtió en un héroe nacional para las personas que se sentían identificadas con las letras llenas de sentimiento serrano. A principios de la década de los ochenta llegaría el siguiente fenómeno de la música peruana: Los Shapis.

Comandados por Jaime Moreyra y Julio Simeón “Chapulín”, Los Shapis llegaron a dar el siguiente golpe de autoridad de parte de Discos Horoscopo. En 1981 sale a la venta Los Auténticos, un disco trascendental para la música andina y que tuvo en “El Aguajal” el sencillo más vendido en la historia de la disquera. A comparación de Chacalón y La Nueva Crema, quienes según expertos en el género tienen un sonido más costeño, Los Shapis y Juan Campos se atreven a experimentar para llegar a un público más joven. La portada de Los Auténticos es una tropicalización del Road To Ruin de los Ramones y es que, en esencia, “Chapulín” y Los Shapis personificaban el movimiento punk que estaba falleciendo en las grandes urbes occidentales.

Poco a poco la chicha perdió fuerza y terminó cediendo paso a otros géneros musicales, pero la huella quedó ahí, marcada en la memoria de los peruanos. En 2007, Barbés Records sacó un compilado doble llamada The Roots of Chicha y a la par de un nuevo movimiento cultural en Perú, la música de raíces andina comenzó a tomar notoriedad. Gracias a Jalo Nuñez del Prado, un productor y difusor de la música peruana, Discos Horoscopo está de vuelta, ahora con sede en Madrid y con la reedición de dos de las piezas seminales para entender la chicha peruana: Los Auténticos de Los Shapis y el LP que grabó Chacalón en 1981 y que de acuerdo a la descripción de Discos Horoscopo, no tiene título.

La historia de la música peruana es vasta y llena de vibra positiva, ya que como menciona Juan Campos en entrevista para el sitio El Comercio, a pesar de que la chicha tiene una intensa carga social y política, siempre trataron de llevar felicidad a los sectores olvidados de la sociedad andina.

Pueden encontrar Los Auténticos de Los Shapis en Colima 110. También te invitamos a checar nuestro catálogo de hip hop.

Texto: @regadul

FB: GranRevancha / Twitter: @revancha_df / Instagram: revancha_df