Hace 2 años Yann

La productora de origen Sueco, Kajsa Blom mejor conocida como KABLAM, se ha hecho de un nombre en el acontecer electrónico de Berlín mediante el sello Janus de 2012 a la fecha. Durante este tiempo, ha trabajado a la par de productores como Lotic o M.E.S.H, en la búsqueda de su propia identidad sonora que, hace no tanto se vio materializado en su disco debut, Furiosa.

Su sonido congrega exploraciones electrónicas que se ven reflejadas en ritmos frenéticos del club experimental, siempre manteniendo un claro discurso político. KABLAM se presentó el pasado domingo bajo el marco de Nrmal y platicamos con ella. Más abajo pueden ver el resultado producto de esta breve entrevista.

Cuéntame sobre tu vida en Suecia y sobre el primer acercamiento con la música en términos creativos

Yo crecí en las afueras de Gotemburgo, en medio de la nada básicamente. Supongo que mi primer acercamiento a la música, fue cuando empecé a tocar en una banda en mi adolescencia. Era una banda de punk con mucho contenido político, ese fue realmente mi primera experiencia.

¿Cómo es que das ese salto de eso hacia la electrónica?

Pasaron muchos años para que empezará en la electrónica. Realmente empecé hace 4 años, después de mucho tiempo sin estar ligada a la música; sin embargo nunca lo vi como una manera de hacer dinero o de hacerlo de forma profesional. Me tomó bastante tiempo darme cuenta de que era algo que realmente podía perseguir.

¿El hecho de mudarte a Berlín tuvo algo que ver con esta transición? ¿Sientes que de alguna manera cambió tu enfoque hacia la música en general?

Sí creo que sí, fue en ese momento en que empecé mi carrera de DJ. Fue gracias a Janus (que ahora es un sello en el que he sacado música) que comencé a tocar. Así que definitivamente tuvo mucho que ver.

En Berlín hay una hegemonía del house y el techno, y lo que hago es algo muy distinto, pero básicamente sí.

¿En tu trabajo, existe una estructura que sigas de modo estricto o piensas que la improvisación es un punto importante para tu concepción creativa?

Sí, creo que la improvisación siempre es un punto importante; siento que hay que dejarse llevar por la intuición.

Creo que nunca tengo un método o una idea específica en mente; más bien me gusta empezar con un sonido que me gusta, por ejemplo un sample, entonces empiezo a manipularlo para construir un track.

Sé que vas a tocar la próxima semana en un lugar cerrado; personalmente creo que tu performance va de la mano con el club, ¿te sientes más cómoda tocando así?

Definitivamente, entre más cerrado y sudoroso sea el ambiente mejor. Siento que algunos de mis mejores actos han sido en clubes de espacio reducido pero con buen sonido. Me gusta la idea de tocar en ambos lados (en nrmal y en el club) pero creo que me siento más cómoda en un espacio cerrado.

Háblame un poco sobre Janus, entiendo que antes de mutar hacia un sello era una plataforma que hacía eventos, ¿cómo fue esta transformación?

Ahora básicamente son las dos cosas: un sello y una plataforma de eventos. Aunque ahora son más espaciadas las fiestas, antes eran cada mes y ahora sólo son algunas al año básicamente. Hemos hecho cosas en Londres, en Corsica Studios, pero realmente nunca fue una transición como tal, hacemos ambas cosas.

Foto: Märta Thisner