Hace 1 mes Julio
Entrevista por Javier Sánchez / @javisxn
Fotos: Julio Rodríguez

19 años de existencia y La Banda Bastön apenas lanzó su segundo disco oficial, Luces Fantasma, en febrero de este año. Aun así, con apenas dos discos, una serie de EPs y mixtapes, los Bastön (Muelas de Gallo en las líricas y Dr. Zupreeme en la producción musical) han sido un pilar en el desarrollo del Rap en México, algo de lo que su inalcanzable trabajo y su sólida reputación dan cuenta.

Este viernes 21 de julio, el Muelas y el Zupreeme harán la presentación oficial del Luces Fantasma en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris. Previo al show que amenaza con derrumbar los cimientos del teatro, tuvimos la oportunidad de sentarnos con los Bastön para hablar de Rap, del proceso creativo de Luces Fantasma y de los experimentos que los nazis hicieron en la Antártida.

Digger: En este momento el Rap en México tiene un lugar privilegiado. Hace unos meses Alemán tuiteó que era algo así como el nuevo Rock. ¿Cómo se sienten con que el Rap esté metiéndose en un chingo de espacios y qué responsabilidad sienten?

Muelas de Gallo (Mu): Es un hype. Hay una madre que responde a ese fenómeno, que es la fama, lo pasajero, lo que está hirviendo siempre y ahorita hay un buen momento de eso. Hay morros como Alemán, precisamente, que gozan de mucha fama, o como Charles Ans, Gera, C-Kan. Pero para que esto sea de verdad, que neta dure más tiempo y no sea nomás, como se dice, “llamarada de petate”, ellos como representantes de la nueva generación tienen que meterse a festivales, a cosas importantes con marcas, a lugares ya más establecidos, más de industria, porque no hay industria en México. En el Rap no existe industria, se está formando, ahí va la cosa, pero todavía falta. Yo pienso que viene lo mejor. Creo que sí tiene razón mi compa el Alemán, en ese sentido de que estamos en un momento que al Rock le pasó en los 70s, 80s. Creo que ahora está pasando con el Hip-Hop, pero no tenemos que aflojar. Ahorita es cuando debemos sacar los mejores discos, hacer los mejores videos, las cosas más pensadas, no nada más por fama o porque sí. Esa es la responsabilidad que tenemos, hacer buena música, cosas que perduren, que trasciendan.

Digger: El ego es un pilar del Rap, pero ¿cómo manejan el ego en el sentido de que como artista vas madurando y ya no eres un morro que se cree el más chingón, pero tus letras siguen teniendo esa esencia? ¿Cómo manejas esa dualidad de no dejarte llevar, pero tenerlo?

Mu: A nivel lírico, creo que siempre se trata de verse en un espejo y hablar de lo que ves. Tienes que creer en ti, echarte porras, verte guapo, pero también tienes que ver cuando te sientes mal, que estás todo crudo o amanecido; te ves al espejo y tienes que notar esas cosas. Siendo tu imagen el reflejo de tu alma, tienes que hablar de esas cosas, de lo que te preocupa, de lo que sí está bien, de lo que está mal. Yo creo que ese es el trabajo de uno como letrista, como escritor, hablar de todo ese espectro, de todas esas luces fantasma, digamos, esas imágenes que te van llegando a la cabeza y explotarlas. Porque no eres una sola persona, eres un chingo de personas en una sola: esos son los egos. Hablando psicológicamente, a eso responde uno, respondes a tus egos. Porque regularmente pensamos que el ego es creerse un chingo, ¿no? El ego es lo que sea; si tú eres un güey miedoso, culón, que no se valora, eso también es un ego, un ego miedoso y cobarde, pero es un ego. Estamos atados a los egos, a las personalidades como tal.

Dr. Zupreeme (Zu): Por otro lado, está bien curada la paradoja de que cuando estás morro, en el caso de los MCs como el Muelas, escribes de que eres el más verga, de que eres el mejor. Y ya que creces, de verdad eres el más verga, eres el mejor, pero ya no escribes de eso. Justo eso implica también ser el más verga y ser el mejor: no tener que estar tratándolo de demostrar en tus letras, sino que hablen por sí solas.

Digger: Ya metiéndonos en el disco de Luces Fantasma, tienen un skit con Memo Ríos, que es la primera persona, al menos se dice, que hizo Rap en México, tal vez no serio, pero lo hizo. ¿Cómo tuvieron la idea de armar ese skit?

Mu: Es algo que ya teníamos en la chompa hace un rato. Entendemos el pedo de Memo Ríos, entendemos lo que para algunos puede ser. En su momento yo hice una rima no tirándole a Memo Ríos, sino poniéndolo como un mal ejemplo de un rapero, y lo es. No es un rapero nada agraciado, pero es una persona bien chida. Cuando fuimos a Sabadazo en Televisa, ahí lo conocimos. Andábamos afuera echando el cigarro, el vato pasó y nos vio.

Zu: Tocamos y el güey como de: “ah, ustedes son los raperos”.

Mu: Se nos acercó precisamente porque él rapeaba.

Zu: Como pensando que no supiéramos quién es, así de: “Yo también soy rapero” (jaja). Ah, no mames, pues ya sabemos quién eres.

Mu: Ahí cotorreamos y nos dejó su teléfono, se lo pedimos. “Qué chido, luego inviten a una tocada”. Ahora que estábamos haciendo el disco, se nos ocurrió este pedo del skit. Dice el Zupremo: “Oye, pues si ahí tengo el fon de este güey, le voy a escribir, nada pierdo”. Le escribió a Memo Ríos y sí ahuevo, creo que al otro día vino.

Zu: Simón, al día siguiente le cayó. Y está bien chilo, la neta; en cierto modo nosotros también empezamos a hacer rap jugando. Las primeras rolas que escribíamos en la secundaria era para pegarnos carrilla entre nosotros con nuestros compas. Si hubieran sido otros tiempos, a lo mejor nos hubiera pasado como a Memo Ríos, estarían esas rolas ahí grabadas. Incluso si los tiempos hubieran sido como ahorita, habría pinches videos de Youtube de nosotros rapeando pendejadas chistosas, la neta.

Digger: Los feats internacionales que armaron, por ejemplo, Álvaro Díaz, Kap G, Mariel Mariel o Statik, ¿ya los habían pensado desde antes o se fueron dando con él disco?

Zu: Se fueron dando. Álvaro es nuestro carnal desde siempre; desde que empezó a sonar aquí en México, llegó primerito con nosotros y ya habíamos hablado la posibilidad de que pasara. Los demás se fueron dando casi casi de compas: tocábamos juntos, nos encontrábamos aquí y allá. En el caso de Kap G, también cayó aquí al estudio; vino a hacer un show, creo que justo con Álvaro Díaz. El vato es de familia mexicana, pero no conocía México, entonces quería venir a conocer. Estuvo aquí en el estudio, lo cotorreamos, estuvimos oyendo cosas, hicimos la rola y con el tiempo nos dedicamos a terminarla ya bien nosotros; la dejamos empezada, se quedó su parte, la idea y ya luego la terminamos de pulir. A Statik creo que lo habíamos conocido un par de años antes.

Mu: Tocamos con él una vez en el Pasagüero. Esa vez que vino aquí yo me metí al camerino y estaba el vato con su otro compa acá de: “Quiero conseguir un gallo”. Le digo: “Yo te lo traigo”. Fui por un gallo y le dije: “¿Qué más quieren?”, me acuerdo. Y el vato: “Unas viejas”. Le digo: “¿Neta unas viejas?” Simón. Salí, vi dos morras, las agarré y les digo: “¿Qué onda, quieren cotorrear?” Simón. “Vénganse, ¿hablan inglés?” Simón. Llegamos y se las puse al vato: “Sobres”. Y el vato se quedó así: “A la verga, my man”, acá como este güey no se anda con mamadas. Ahí nos conocimos y nos quedamos de compas. Luego nos vimos en el festival South by Southwest. De hecho, ahí está el video donde estamos con los mismos tenis, que son unos Foamposites, y el vato: “¿Qué pedo, güey? A huevo, mexicanos”. Le digo: “Wacha, traemos el mismo estilo de tenis, a huevo”. Estaba todo mojado y nos empezamos a meter al lodo; es medio desmadroso, es como de nuestra edad. Luego en House of Vans. El vato anda de DJ de Joey Bada$$, le caímos, lo vimos y querían venir los dos, pero cuando por fin pudo venir al estudio, el Joey Bada$$ venía todo cansado y se metió al hotel en corto, pero nosotros le caímos para acá. Estuvimos pisteando, le enseñamos nuestros discos, nos enseñó el que tenía con Crooked I.

Zu: Simón, que salía como dos semanas después.

Mu: Es como un pedo de compas, pues. A pesar de no vernos muchos, pero luego conectas con otra raza a un nivel más intelectual o más musical. Empezamos a cotorrearnos chido y el vato como que nos abrió su corazón y nos dejó… ¿Cuántos beats nos dejó, güey?

Zu: Como 15 o 20. “Cámara, les dejo eso, ustedes escojan y me avisan cuál quieren”. De hecho, tenemos otro que agarramos, hicimos otra rola que no pusimos en el disco; la vamos a sacar después. Pero bien a toda madre, la neta. Todos los feats son con gente igual que nosotros, que se dedica a su jale y no tiene tanto tiempo pa’ estar cultivando amistades. Si pasas un año y dos sin verte y después te ves, pues chido ¿no? Todo bien, siguen de compas.

Digger: La rola de Statik tiene un sampleo muy obvio, un estilo muy Boom Bap, pero el disco no tiene un sonido tan de samples, al menos no se percibe a la primera. Tengo entendido que hubo instrumentos grabados y tú, Zupreeme, estuviste a cargo de todo eso, ¿qué intención tenías de componer algo totalmente o de usar samples?

Zu: Mucho de lo que hicimos fue por vestir más el disco. Hay algunas rolas que empezaron siendo una batería y un sample, y conforme la íbamos trabajando le iba quedando chico. Fue justo ir rehaciendo con instrumentos encima lo que había en el sample; al final en algunas hasta el sample terminó fuera porque ya no era necesario, pasó eso con varias rolas. Hay otras que sí tienen los samples, pero cortados de modo que no estén completos, sino agarrar un poco nomás la atmósfera, la textura de los samples y sobre eso construir la rola ya con los instrumentos. La neta estuvo bien chilo todo el trip de este disco. El bajista, Ra Díaz, es el mismo con el que hicimos el Todo Bien. Es amigo de nosotros desde hace mucho, vive en Los Ángeles y vino a grabar el disco completo; como a los dos meses lo reclutaron para Suicidal Tendencies, entonces ahorita el vato anda toureando por el mundo con Suicidal Tendencies. Los trombones de “No me porto bien” y de “Me haces mal” los grabó el trombonista de cuando existía Calle 13, el vato que tocaban con ellos los grabó. Los saxofones de la rola de “Gracias” y los teclados son de los vatos de Antibalas, Martín y Will. Estuvieron muy buenas las colaboraciones; más allá de lo lírico, las musicales también estuvieron bien interesantes. Es gente bien chida que le sumó un montón al sonido, a la atmósfera general del disco. No fue nomás meterlos por meter, “ah es que vamos a hacer el disco, pero con instrumentos”; fueron cosas que le sumaron un montón, que igual hubiera podido quedar con un sinte o en MIDI, pero no es nomás es el instrumento por el instrumento, sino la interpretación de la persona que estamos invitando.

Digger: ¿Tienen algún plan de salir del país en un tour?

Zu: Tenemos pronto, este año vamos a Colombia. Andamos cerrando eso.

Mu: Sí, pero todavía no es oficial; estamos negociando. Ya fuimos a Colombia este año, a Puerto Rico, a Los Ángeles. Yo creo que vamos a volver al gabacho y queremos ir a Perú; hay una oferta en Perú que hay que estudiarla, en Argentina también otra.

Zu: Es el plan con este este disco: llevarlo un montón al extranjero, particularmente a Sudamérica. Creo que hay un montón de países allá abajo que hablan español y estarían bien chilo conocerlos, conocer al público de allá y nutrirnos de eso también.

Digger: ¿Qué intereses tienen que no tenga que ver con el Rap, pero que los nutra o les sirva dedesconecte?

Zu: A mí me gusta mucho ver la tele, la neta. El cotorreo de la tele, science, bitch, está hecho justo para ponerte en un estado de ondas cerebrales bien vergueras, como zombie, te pone como en lo más bajo de tu vibración cerebral y la neta disfruto un chingo eso. A veces neta me pongo deliberadamente a ver películas que sé que no valen verga, justo nomás para estar un rato desconectado. Acabo de ver la de Masterminds, no me gustó nada; ese mismo día vi otra bien mala también. Lo bueno que, como en todo, veo cosas sin ninguna expectativa y termino encontrado cosas bien chilas, que jamás me habría imaginado que están chilas. Porque todo lo otro luego lo termino llevando a mi jale. Si me pongo a oír un disco, según yo pa’ relajarme, empiezo a escuchar cosas, me llama la atención, me inspiran y termino en la compu trabajando. La mayoría del tiempo no me gusta salir: “ah, me voy a distraer”, nel ni madres, me gusta estar encerrado y la mayoría del tiempo estoy aquí en el estudio. Entonces para distraerme me gusta un chingo eso, ponerme a ver cosas bien pendejas en la tele, Netflix, internet. El otro día ya me iba a ir a dormir y no sé cómo terminé a las pinches seis, siete de la mañana, viendo un documental de los nazis en la Antártida, un documental ruso, que era como un Jaime Maussan ruso. Ya tenía un chingo de sueño, pero para ese entonces una cosa me fue llevando a la otra. Vi primero una película que se llama Como es arriba es abajo, que es en Francia y se meten a las catacumbas a buscar el Santo Grial y no sé qué; antes de esa había visto otra, pero el caso es que terminé viendo un documental bien chilo de los nazis en la Antártida y me quedé con ese cotorreo.

Mu: Con el Jaime Maussan ruso…

Zu: Pero estaba bien chido, la neta daban real facts, hechos reales de ese pedo.

Mu: Dicen que tenían una base.

Zu: Y que se desaparecieron como 50 o 200 submarinos nazis, así for real. En el inventario ya que acabó la guerra y todo el pedo, así de faltan un chingo de submarinos, ¿en dónde quedaron? Hay un incidente después de un chingo de tiempo que estuvo abandonada la Antártida, de unos gringos, según una misión de exploración, pero que iba con un chingo de cotorreo militar. Iba llegando a la Antártida a hacer unas investigaciones, de repente cancelaron todo a la verga y se regresaron, porque hubo un pedote. Según hay documentos que se leakeron, de que iba el barco y de repente empezaron a salir platillos voladores, pero del agua; y los terrorearon bien duro, hundieron un barco a la verga y esos güeyes se fueron, se volvieron a meter esas madres al agua y desaparecieron.

Mu: Osnis.

Zu: Omnis sería, ¿no? Objetos Marinos No Identificados.

Mu: Objetos Submarinos No Identificados.

Zu: Ese tipo de cosas me interesan como cuando me quiero distraer.

Mu: A mí me gusta mucho leer cómics, algunos libros, la Biblia, “no toda, pero algunos pasajes” (jajaja), y la lucha libre. Me mama la lucha, tengo un podcast de lucha libre, tengo mis compas que nos juntamos nada más a hablar de lucha libre. Es algo que me gusta mucho y que yo pienso que en algún punto voy a hacer.

Digger: ¿Luchar?

Mu: No, no luchar. Pero promotor de lucha, hacer funciones. Voy a ir a perder mi dinero ahí; el que haga en el Rap lo voy a ir a perder ahí.

Digger: Ya son casi 20 años de La Banda Bastön, ¿cómo ha cambiado su proceso creativo? ¿quées diferente a como componían antes?

Mu: Antes nos gustaba casi todo lo que hacíamos. Por ejemplo, hacíamos un beat y como quedara, la letra como quedara, era así como: “Qué chingón estuvo, no mames, güey, a la verga”. Ahora no, ahora para cada disco hacemos como unas 10 rolas más de las que salen en regularmente.

Zu: Y para hacer esas rolas yo hago como pinches 50 beats.

Mu: Sí, no todo lo que hacemos ahora nos gusta. Por ejemplo, lo que escribo cada vez me gusta menos, pero luego le das una pulidita y ya te convence y te late. Luego ya cuando están las rolas terminadas es que a mí me empieza a gustar lo que hice. Ya cuando está todo listo es cuando digo: “Ah, qué chingona está esta madre, está bien verga, tiene un chingo de onda”, antes de eso no. Yo creo que en eso cambia, somos más lentos en ese aspecto, más selectivos.

Zu: A mí en el caso de la producción, sí es un poco otra película. Ahorita igual y es más fácil, pero en el camino que nos tocó recorrer, fueron cambiando las cosas, la tecnología. Me llevó un rato poder tener montado mi estudio pa’ poder trabajar como quisiera. Pero ya tiene rato que llegué a ese punto en que puedo sentarme y cualquier cosa que se me ocurra hacerla y bajarla. Antes era un poco a ver qué me salía y por dónde abordaba las cosas, ahorita es como: se me ocurre algo, lo hago y ya. Justo esa practicidad te da las herramientas para poder hacer un montón y escoger lo mejor. No quedarte con lo primero que te salga, porque te costó un chingo de trabajo; valoras las cosas diferentes, le das el valor más objetivo. No tanto porque: “güey, me costó un chingo de trabajo, aunque no esté tan chido me costó un chingo de trabajo, ahora la tengo que usar”. No es así, la neta es mucho más fácil ahora poder arreglar lo que hiciste, o hacer justo lo que quieres y que desde la primera te salga como es.

Digger: Un último mensaje para la banda que quiere ir al concierto del viernes y todavía no se convence.

Mu: En realidad si a estas alturas todavía no están convencidos, pues lo mejor es que no vayan, la verdad. El trabajo de un artista es hacer lo que tú tengas que decirles. No me voy a poner un vestido para que vayan, no me voy a poner una peluca, no voy a hacer una batalla para que vayan. Nosotros hacemos lo que hacemos, sabemos lo que hacemos: hicimos un disco bien bueno. Si tú lo quieres ir a escuchar a ese recinto, si la quieres ir a pasar bien, ve, güey. La neta disfrútalo, date la oportunidad de vivirlo de una manera diferente. Viene Álvaro Díaz para abrir el show, va a tocar unos 40, 50 minutos. Después nosotros vamos con un show de dos horas, dos horas y media, con un montón de invitados, en un recinto bien especial, bien chingón, único, donde han pasado montones de artistas súper importantes que han dejado sus vibras en esta atmósfera que se ha creado en este recinto y ahora le toca al Hip Hop mexicano. La gente que fue al concierto que dimos en el Lunario en el 2014 más o menos sabe de qué van las cosas. Cada dos, tres años queremos hacer este tipo de shows, bien importantes y relevantes. No hemos tocado en todo el año en el DF, entonces creo que es un gran momento para ver a la Banda Bastón y a todos sus amigos ahí el 21 de julio.