David Longstreth en esta ocasión nos entregó una de las piezas más relajadas que le hemos conocido, el nuevo sencillo de Dirty Projectors es una canción que se apoya mucho en melodías suaves y es una exploración oportuna de la espada de doble filo del confort y la insularidad.

Los elementos musicales en la producción son clásicos, el piano eléctrico Rhodes, la guitarra acústica, el cuarteto de cuerdas, el trío de trombón, y los tambores nos recuerda al trabajo de Longstreth en A Seat At The Table de Solange y el video explora la metáfora de la tierra como una frágil burbuja, esta es la segunda canción del próximo trabajo de Dirty Projectors, una pieza que no ha sido anunciada pero posiblemente venga en camino.

Jonathan Contreras

Jonathan Contreras

Trabajo en el Ciberespacio