Hace 3 años Sergio Lozada
Café Tacvba

El aparato, Rubén Albarrán, 3:19 mins.

Lo escuchaba en mi cabeza, en lengua extraña me hablaba, pero entendí. La vida cotidiana es dura, en ocasiones triste y en otras, desagradable. Leer, escuchar o ver las noticias es comprometerse con las dificultades locales y extranjeras, pero todas transcurren en el espacio de una hora o de unas sesenta páginas y se acabó, todo permanece igual que como empezó. El arte o las diversiones pueden tomarse como herramientas críticas, pero no es obligatorio que nos muestren lo pesada que es la existencia;  al contrario, como expresión atemporal, la música puede significar alegría, liberación por el baile y el canto, motivo de identidad, forma de nuestros sentimientos. Me parece que en su trayectoria Café Tacvba ha hecho muy bien esta labor, que no se trata de evadir ni negar la realidad, sino destacar sus elementos más disfrutables y cambiar nuestro criterio durante cualquiera de sus álbumes o sus conciertos.

Esta vez intentaron hacer son.

La ingrata, E. Del Real, 3:32 mins.

No me digas que me quieres  que me adoras  que me extrañas  que no te creo nada.  Lo que se ve en ese video es la variedad de sitios donde uno puede escuchar esta canción. Originalmente estuvo pensado como una parodia de los videos de hip-hop, ahora puede ser la muestra de dónde puedes encontrarla: en un camión sobre Periférico –desde un disco mp3, en algún puesto del mercado, en el coche cuando salga en el radio o en un tugurio gritándola a todo pulmón. Perdón por el lugar común, pero esta canción ya se cuenta como una más de ellos. Seguro que la mayoría de tus familiares la conoce y por lo menos se sabe el coro o el primer verso. Quizá pocos de nuestra generación recuerden la primera vez que la escucharon, ni cuántas veces lo han hecho, esto es importante porque representa a un clásico de la música mexicana y eso no es decir poco. Lo que sí recuerdo es que las primeras veces que escuché Re fue en el cassette que tenían en mi casa.

Esta vez intentaron hacer una canción extremadamente popular.

El ciclón, Rubén Albarrán / E. Del Real, 2:54 mins.

Si el equilibrio es Dios, y el equilibrio murió ¿qué pasó con Dios? En la portada resalta la ilustración de un caracol. Tal vez lo verdaderamente simbólico sea la espiral, la redondez de toda la obra. En la contraportada también está un diseño circular compuesto por diversos elementos: una pareja, un poliedro, un triángulo y puntas que parecen ser de estrellas y todo en un estilo próximo al arte mesoamericano. La unidad de la obra bajo un círculo también remite a las múltiples posibilidades dentro de su área y la armonía con que conviven. Como este círculo no tiene principio ni fin, el orden de las canciones puede variar y el conjunto del álbum seguirá siendo notable. Algunos ejemplos: ‘El ciclón’ habla de la vida en forma circular, a su vez, en ‘Ixtepec’ se afirma que la vida es un ciclo. Hay varias canciones que tocan el tema del viaje y la vuelta; la canción ’24 horas’ es el ciclo de un día en la vida de un enamorado y ‘El metro’ narra el aparentemente infinito paseo de un hombre por el subterráneo.

Esta vez intentaron hacer funk.

Café Tacvba

El ciclón, por Xplaye Diseño.

 

El borrego, E. Del Real, 2:08 mins.

Soy agresivo, y muy alternativo. No hay época más propicia que el presente para “seguir” todo aquello que se nos planta enfrente. Todo sea por la diversión… Siguiendo: Los Ramones de Nuevo LeónAlfredo Guzmán, Iván Guzmán, Natalia Lafourcade, Katy Perry, JIS, Filme Magazine,  Puentes, La Ciudad de México en el Tiempo, Digger. Unfollow: Fidel Rueda, El Komander, Gerardo Ortíz, Reclu, Maluma, Los palindromas de Merlina Acevedo, Café TacvbaMe gusta: ‘Spirit of the radio’ de Rush.

Esta vez intentaron hacer un homenaje a Ministry.

Esa noche, J. Rangel, E. Rangel, 3:26 mins.

Ay soledad, siempre he pertenecido a ti. Este párrafo quizá sólo tenga interés para mí, porque es una anécdota personal. Sin embargo, le pregunta que lo motiva puede generar diversas respuestas aparte de la mía ¿Cuál es tu relación con Café Tacvba? Evidentemente, muchos dirán que no les gusta o no les interesa (por culpa de la voz del cantante, por la actitud de sus integrantes, porque sus canciones nunca dicen nada…). Para mí, representan uno de los recuerdos más profundos porque su nombre –mal pronunciado– es de las primeras palabras que estoy consciente de haber aprendido. Ciertamente, este grupo es uno de mis recuerdos musicales, si por eso se entiende la suma del sonido más el objeto que lo contiene: tengo muy presente en la memoria la portada y el librito de su primer álbum (lanzado en el verano de 1992, nací en el otoño de 1990). El gusto por este grupo aumentó durante mi adolescencia, cuando escuché el resto de sus discos y desde entonces he vivido un proceso de comprensión y de conocimiento de sus influencias. Esta serie de textos sólo es un torpe ejercicio de admiración.

Esta vez intentaron hacer un homenaje a Chavela Vargas.

24 horas, J. Rangel, 2:19 mins.

Ya se me fue el día otra vez. Para realizar un análisis profundo de los cambios y continuidades de México en las últimas dos décadas se requiere un espacio más adecuado que este y se precisan fuentes para sustentar mis juicios. Puestas frente a frente las fechas del 94 al presente, tal vez la principal semejanza es que el mismo partido gobierna al país y es mayoría en cada estado y en el Congreso; la principal diferencia es que entonces era año de sucesión presidencial, además de que un levantamiento indígena había agitado con fuerza el panorama político y social; en cambio, las presiones actuales a la clase política se deben a una acumulación de descontentos sin respuesta en un programa generalizado desde la sociedad, como una serie de enojos sin fondo: los acontecimientos trágicos se nos han vuelto tan comunes que parecen desvanecer su trascendencia histórica. También es obvio que el presidente de entonces tenía más experiencia política (y problemáticas más serias que enfrentar) que el de ahora, aunque con el precedente de que éste tuvo una victoria más legítima. Lo preocupante es que ambos gobiernos tienen un discurso que contrasta con la realidad siempre compleja de nuestro país, su defecto más notorio es ignorarla y faltar a su enorme responsabilidad, y así dejar una herencia negativa que todos conocemos.

En esa época el noticiero principal también se llamaba 24 horas.

Ixtepec, J. Rangel, E. del Real, 3:20 mins.

Ixtepec sabe que nunca, ni muerto podrá parar. “Años fueron y vinieron. Marta murió en su tierra, nosotros lo supimos por Juan Urquizo que a pie, y con la cara de tonto que le puso Nieves, pasó por Ixtepec de ida para México. Desde entonces se presentó en mis calles dos veces por año: una cuando iba y otra cuando regresaba. Sus viajes tenían por objeto estar en la costa el día de la fecha de la muerte de Marta. Hacía seis meses de ida y seis meses de vuelta, siempre a pie. Cuando lo veíamos de regreso sabíamos que había pasado un año justo. Así vivía tranquilo sin darse cuenta de su desgracia. Había sido comerciante, sus mulas iban cargadas de mercancía, y la gente, al verlo con los huaraches rotos, las ropas desgarradas, la piel renegrida por el sol y los ojos más azules que nunca, le tenía compasión.” Elena Garro, Los recuerdos del porvenir.

el

Trópico de cáncer, R. Albarrán, 4:39 mins.

Aún queda por ahí mucho indio que no sabe lo que es vivir en una ciudad. La originalidad de Re se encuentra en la voluntad del grupo para reconocer sus influencias, realizar con ellas una mescolanza que concluye con una obra heterogénea, pero que no por ello le reste algún valor. Es importante saber el dato de que fue su segundo álbum pues comprueba cierta experiencia con respecto a su debut, pero también que al grupo le quedaban cosas por decir, la forma de expresarlas es lo peculiar. De este modo, Re constituye un panorama amplio de lo que es México musical y líricamente, de que las diversas formas convergen  y en el conjunto de veinte canciones se suman una a una armónicamente. Lo más valioso es que la invención de este país sonoro fue hecha por cuatro jóvenes con menos de treinta años, y no por eruditos ni por señores nostálgicos.

Esta vez intentaron hacer referencia a ‘Walk on the wild side’ de Lou Reed.

Café Tacvba

El metro, E. Del Real, 3:45 mins.

No sé si volveré a salir. Lo que nos fascina del metro son sus contradicciones; lo atractivo es la fealdad, la suciedad y la mugre de ese transporte que es de todos y por lo tanto es un retrato de quienes nos transportamos en él: si quieres conocer la ciudad, camina por ella, pero si quieres conocer a los ciudadanos, aborda el metro. Ahí se conocen los rostros de los habitantes, pero también las formas de vestir, de hablar, de moverse, de caminar, de leer, de ser amable o tener mal genio, en una palabra, de convivir. Pasajeros bueyes: los empleados, los abogados, los estudiantes, los vagoneros, policías, pordioseros, turistas, ancianos, niños y sin que hacer –y de vez en cuando es posible encontrarse a un famoso. Las contradicciones continúan: el tema reciente de la corrupción política y un proyecto mal realizado, y que los túneles y la oscuridad sean un medio apto para transportarse, y que de un espacio tan austero hayan resultado tan buenas canciones, cuentos, ensayos, etcétera.

Esta vez intentaron hacer jazz.

El fin de la Infancia, J. Rangel, 2:18 mins.

Bailando caballito con la banda cafecitos. Espero que no te moleste la música tradicional de cierta región del norte del país, aquella de los ritmos trepidantes para bailar muy estrecho con la pareja, la de las letras irreverentes o sobre amor o sobre las fiestas o sobre todo esto junto; esa misma música que se escucha en la Qué hueva, en La Treta, en La más perrona, en Vende-mais y anexas, donde se promueve que dediques las canciones como si fuera una serenata a distancia. A pesar de su dudosa calidad, de la pobreza de sus palabras y de que se encuentra en prácticamente cualquier lugar, esta música es responsable de definir los sentimientos de una buena cantidad de personas pues les da expresión a lo que no pueden decir con su propio lenguaje y sonidos para bailar, estos ritmos que representan su júbilo o su dolor. Una cuestión por responder sería conocer por qué ellos se han conformado con escuchar solamente eso.

Esta vez intentaron hacer una fusión del rap con la quebradita, además de una referencia a la ciencia ficción.