Hace 1 año Ivan Najera

“El mar Terr abrazaba al puente Grand Empire con un débil reflejo morado, mientras sus delgadas columnas que acarician el cielo lo mantenían flotante con libertad en el aire. Eran ya casi las doce de la noche, la luna diáfana del sur se acercaba a la del norte. Los pasillos de la madre nodriza mejor conocida como Floating City, lucían más solos que de costumbre; como si el viento hubiera pedido permiso de pasar sin ser detenido, al menos esta noche.

Nolan sabía que era peligroso llegar al Underground Teather, cruzar el puente es una misión arriesgada para cualquier terrestre del Guetto de la ciudad; tendría que cruzar por el viejo camino de los túneles de la calefacción. El subterráneo es un lugar conocido por albergar toda serie de eventos futura-culturales, desde avatar-danza hasta arte-telepático. Pero esta noche de cielos tornasoles y estrellas ausentes, el Underground Theater se preparaba para un evento de “beats” boreales que evocaban un pasado futuro de una subcultura de grandes dimensiones; Nolan había llegado al recinto… “

La cultura Hip-hop se ha extendido al igual que la raza negra en el mundo; hombres de labios gruesos, miradas desafiantes y con una innata habilidad musical, han creado más de una vez tendencias globales. En esta ocasión fue el turno para los afroamericanos de los barrios bajos de Nueva York en tiempos donde la igualdad de razas todavía era un sueño, que al tiempo se convertiría en una promesa de la mano de Martin Luther King. Graffiti, breakdancing, o rapping son actividades fundamentales – no las únicas – de la cultural hip-hop y por supuesto el “turntablism” o “DJing”, términos que podrían ser el hipónimo para encerrar el espectro musical del movimiento. Sin duda, la herencia musical afroamericana parece sempiterna y no dudaron en explotar la variedad de géneros como el R&B, el Motown, los Vintagegrooves, el funk y por supuesto el jazz.

maxresdefault (2)

Más allá de la suntuosa habilidad de disparar rimas cargadas de pólvora social, la música hip-hop se ha creado su propio camino como instrumental. Productores como Pete Rock o Dj Premier, autores de beats que acompañaron las mejores rimas, demostraron que también podían hacer pasajes musicales sin la necesidad de ellas; tal es el caso de sus discos “Petestrumentals” o “Beats 2 blaze Mics to”, respectivamente. Otro monarca es J Dilla con el trascendental “Donuts” y no se puede olvidar la exegesis del hip-hop de Flying Lotus, el “Los ángeles”.

Pero en tiempos alejados del ahora, en un meta verso futuro, donde la palabra hip-hop sea un arcaísmo, pero vigente en el subconsciente humano… No estamos seguros pero posiblemente sonaría a esto.

Lone

Matt Cutler es el músico inglés que trabaja bajo el nombre de Lone. Después del vistoso “Lemurian” (donde jugo con sonidos cristalinos y beats low-fi), y haber experimentado con los matices de la electrónica, lanzo el “Reallity Testing”, álbum de fragmentos espaciales, texturas boreales y beats efusivos de hip hop.

Contour

Dusty International es un label pequeño que posee más de una joya del hip-hop instrumental, sin embargo un joven de 20 años bajo el nombre de “Contour” sobresale de los demás. En su debut “Street Chasers” mezcla beats hip-hop con voces circundantes y varias capas de sintetizadores que dan como resultado un alucinante viaje onírico espacial.

 

Bonbooze

Future hip-hop es uno de los tags que aparecen en la cuenta de Bandcamp de este productor italiano. Su álbum “Flows” es un buen ejemplo de lo que la experimentación puede hacer con el hip-hop, muy a la par del trabajo de Flying Lotus.

Knxwledge

No podíamos dejar fuera a Glen Boothe, quien ha demostrado un genio incansable con sus más de 60 publicaciones en Bandcamp. Para su disco “Klouds”, trabajo con beats puros y atmosferas permanentes que se cuelan por las fisuras de la luz.

 

Queda mucho camino por descubrir, mientras tanto podemos disfrutar de lo que hay.