Hace 2 años Manuel
black messiah

D’Angelo presentó su Black Messiah a finales del año pasado después de haber mantenido un silencio prolongado que en gran parte era la consecuencia de las batallas que libró con sus propios demonios.

D’Angelo estaba llamado a ser uno de los grandes músicos de las últimas dos décadas. Vamos, la crítica y sus fans lo ponían a la altura de Prince, Stevie Wonder y George Clinton y con toda la razón. Con sus dos primeros discos, donde mezcló soul, rock y hiphop había alcanzado las comparaciones mencionadas.

Pero llegó un momento clave en la carrera de D’Angelo: el video de su clásico Untitled donde aparece con su herculeano y aceitado torso desnudo. A partir de ese momento parte de su público sufrió una especie de intoxicación sexual. En sus conciertos le pedían que se desnudara para interpretar esa canción.

Lo anterior le causó un gran trauma a D’Angelo: él se concebía como un artista no como un stripper. Él buscaba el éxito con su obra no con su cuerpo. Por este motivo D’Angelo permaneció en la oscuridad por mucho tiempo, participando ocasionalmente en algunas canciones con sus amigos. Había perdido la confianza en su talento.

No es hasta este Black Messiah que podemos, una vez más, apreciar su virtuosismo y una vez más ponerlo en el mismo pedestal que Isaac Hayes, Marvin Gaye y otros genios. Incluso, me parece, que así como Hayes nombró a su obra maestra Black Moses, D’Angelo hace lo propio nombrando a este su más reciente disco con un título similar.

Esperemos que el profeta siga predicando.

www.revanchadf.com

@revancha_df