Hace 2 años Andrés

La industria musical se ha posicionado como una de los mercados más productivos en las últimas décadas; su éxito es debido a la diversificación de géneros, a su expansión gradual en diferentes sectores sociales, a su constante renovación y capacidad de adaptarse a las nuevas tecnologías y deseos del consumidor. La consolidación de los videos musicales –en la década de los setenta del siglo pasado- permitió no sólo vender propiamente música, también el espectador musical compró cosmovisiones acorde a sus valores, creencias y hábitos reflejados en sus bandas favoritas. En un inicio, se pretendió utilizar a los videos clips como un producto de consumo popular y sus imágenes iban destinadas con el primordial objetivo de vender discos y fortalecer a las casas discográficas, sin embargo, con el curso del tiempo y las innovaciones en el pensamiento y la tecnología, los videos musicales implicaron una carga ideológica dependiendo del director del video; uno de los directores de videos musicales con un inigualable legado a este departamento fue Michel Gondry.

Gondry nació en Versalles, su padre trabajó en la elaboración de la doble guitarra y tenía una tienda de música, su madre tocaba el piano y su abuelo –Constant Martin– fabricó el clavioline, el cual es considerado el precursor del sintetizador portátil; estos primeros datos nos indican su inclinación hacia la música. En su infancia Gondry deseó ser pintor o inventor cuando fuera grande, su anhelo fue hecho realidad aunque no como él lo esperaba; en sus videos musicales imagina mundos oníricos, fantásticos, atípicos, mágicos, místicos y misteriosos, con ellos nos regala innovadoras visiones de sus miedos, traumas infantiles y perspectivas del mundo. Su primer acercamiento real con la música fue cuando realizó sus estudios en artes aplicadas en instituto Oliver-de-Sernes, ahí conoció a Ettienne Charry con quien formó la banda Oui, Oui!; produjo videos musicales (considerados como más como una especie de cortos) para su propia banda, con ello llamó la atención de la cantautora Björk con quien realizó su primer video musical reconocido con el tema Human Behavior. A partir de este momento, se perfilaron las características del trabajo de Gondry.
Uno de los elementos típicos es plasmar emociones humanas de la vida cotidiana en sus videos como la felicidad, la desdicha, el amor, los anhelos o la frialdad; en el video Human Behavior plantea un mundo alterno donde los animales son quienes cazan y los humanos son cazados, esto con el fin de reflejar la brutalidad de las acciones del hombre en el mundo. En ciertas ocasiones, los videos de Gondry van en concordancia con las letras de las canciones o con la propia música; por ejemplo, Björk no comprende el complejo y confuso comportamiento humano y se expresa y observa en la letra y video de Human Behavior.

El director francés expresó que su vida se puede definir en una sola frase: I´ve been twelve forever. Los doce años es la etapa de transición entre la infancia y la juventud, donde la imaginación persiste, existe una delgada línea entre lo imaginario y la realidad, el raciocinio y lo irracional y lo fantástico y el realismo; explorar el mundo a los doce años es (re) plantear las visiones de la vida y sobre sí mismo, también es la época de nuevas responsabilidades y la pérdida constante del ingenio y la creatividad. Gondry se aferra a este ciclo de vida y lo refleja plenamente en sus videos musicales; en ellos se exhiben un mundo muy parecido al de los sueños incongruente y absurdo, las proporciones y elementos físicos carecen de congruencia, asimismo tienen elementos infantiles como piezas de lego, materiales de felpa o cartones, todo ello acompañado de gamas de colores primarios que otorgan vitalidad al ambiente escénico.

En el video Deadweight de Beck –por ejemplo- muestra una realidad absurda, en esta se vacaciona en las ciudades y se trabaja en la playa, la fotografía familiar está en la pared y en los marcos el tapiz, los hombres son capaces de levantar automóviles, en fin, un sueño directo de la mente de Gondry. Otro ejemplo es el video de la canción Fell in love with a girl de la banda The White Stripes, el cual se usó animación con piezas de LEGO; la historia del video es simple –The White Stripes tocando y paseando por diferentes lugares- pero la idea y la animación son brillantes.

La obra maestra de Gondry –siguiendo la idea de doce años para siempre- es el video Around the World de Daft Punk, en él presenta a atletas con cabezas pequeñas y piernas largas, chicas disco, esqueletos, robots y momias; aunque el video no tiene sentido en nuestra realdad, éste guarda congruencia en sus partes. Los interpretes del video van en concordancia con la música: los atletas con cabezas pequeñas y piernas largas bailan al ritmo del bajo, las chicas discos con los sintetizadores, los esqueletos con la guitarra, las momias con la batería y los robots con vocoder.

Otro elemento característico de la obra de Gondry consiste en mostrar universos paralelos, con el fin objetivo de proyectar la dualidad o heterogeneidad de la vida, o para confundir al espectador con múltiples dimensiones. En el video Sugar water del dueto japonés Cibo Matto, exhibe dos realidades paralelas –una lógica y la otra incoherente- que se unen por una casualidad –un accidente de automóvil-, pero pese a estas circunstancias cada personaje –encarnados por el dueto- sigue su propio camino. En el video Dead Leaves and the dirty ground de la banda The White Stripes tiene una historia similiar a la Cibo Matto, a través de proyecciones muestra el presente y pasado de una pareja; un hombre –Jack White– regresa a su casa con su pareja pero esta se ha ido de ella, entonces el hombre al recorrer su casa, en las paredes se trasmite lo que fue de su conyugue en su ausencia, también demuestra un presente amargo y un pasado ameno y lujurioso.

En el aspecto de proyectar múltiples dimensiones y confundir al espectador, contamos con el video Love into my world de la cantautora Kyle Minogue y Let Forever Be de la agrupación The Chemical Brothers; en éstos se utiliza una gran cantidad de dobles y objetos similares, con ello no hay punto de vista capaz de explicar las diferentes acciones de los personajes. En este mismo sentido, el video Hardest button to button de la banda The White Stripes utilizó 32 kit idénticos de batería, así como 32 de amplificadores y 16 de micrófonos; en el video la agrupación va avanzando junto al ritmo de la canción y dejando atrás un sinfín de kits de instrumentos, esto se hizo –mencionó Gondry– porque es imposible escuchar la canción y no pensar en 1,2,3,4…o en una secuencia de otros número o lo que sea.

La aportación más importante de Gondry no sólo a la industria musical sino a la cinematográfica y hasta podría decir a lo de los videjuegos, es que se le considera como el padre del Bullet time; éste consiste en la ralentización del tiempo para permitir ver movimientos o sucesos muy veloces. El efecto especial es reconocido por utilizarse en diferentes películas y popularizado en la película Matrix, pero también empleado en juegos como Fallout 3, Call of Duty: Black Ops y GTA V. Gondry inventó este efecto con la intención de que el espectador tuviera un trance similar al que provoca la morfina en el cuerpo; la primera vez que lo manejó fue en el video Like a Rolling Stone de Rolling Stone que hacen un cover a Bob Dylan.

Michel Gondry ha cedido un legado inigualable en la industria musical, gracias a sus extraordinarias producciones en videos musicales y por su peculiar visión sobre la vida; aunque es reconocido por su trabajo cinematográfico en filmes como Mood Indigo (2013), La ciencia de los sueños (2006) o Eternal Sunshine of the spotless mind (2004), sus grabaciones musicales han dejado una herencia notable. Es difícil hacer un análisis total global de sus videos musicales, sin embargo, pretendí al menos ofrecer ciertas características de este brillante productor musical.