Hace 2 años Navorski

En una tarde que resultó por demás ecléctica, el sábado se llevó a cabo el festival Raymondstock Jr.

 Llegué temprano a la cita en el Foro Indireocks! y pude presenciar un poco de El Shirota quienes, tras un cambio de horario imprevisto, fueron los encargados de abrir el telón con un acto sólido y bien ejecutado que empezaba a a calentar los ánimos para los todavía pocos asistentes que habían llegado.

Llegó el turno a Papá Enojado quienes en una suerte de post-hardcore-noventero y acompañados por el guitarrista de No Somo Marineros – banda que se presentaría minutos más tarde- sacudieron el escenario coronado por unas cartulinas muy home-made que formaban el nombre del festival , a través de guitarrazos, breaks, remates violentos escoltados por unas melódicas voces que se llevaron los aplausos.

1 2

El recinto empezó a llenarse de jordans, tank-tops, y gorras volteadas hacia atrás para darle la bienvenida al rap de Jamez Manuel, primer representante de NAAFI y que tuvo como invitada a Mariel Mariel, quien por poco le roba el show con sus bailes que aumentaron la humedad de la cálida tarde que empezaba a despedirse.

5 7

No Somos Marineros, uno de los actos más esperados, no decepcionó con su hardcore melódico y complejo que demostró porque ha sido incluido en importantes escenarios como el del SXSW además dar una gira por diferentes latitudes. Grandes.

9

Para cuando Lao se instaló en los decks, la dulce ensoñación en la que nos había sumergido No Somos Marineros fue reemplazada por el libido desenfrenado. En un nuevo subidón, la cerveza hacía de las suyas en los “millenials incomprendidos” que inauguraron a base de lascivos bailes una atmósfera que no habría de detenerse hasta bien entrada la madrugada y que encontró su canícula con la presentación de Pxxr Gvng quienes fueron coreados histéricamente por el ya numeroso y variopinto público.

13

El Raymondstock se nutre, más allá de las bandas que presenta, por la gente que congrega. Outfits estrafalarios, gente bizarra, algún ebrio por aquí y un rapero con playera de Misfits por allá  son el ingrediente principal de esta celebración. El concepto caser siempre es agradable pues da una sensación de cercanía con el evento. La bipolar selección musical le da dinámica al festival y, sin avisar, se pasa medio día volando. En mi opinión, al sábado ecléctico del Raymondstock Jr solo le falta una cosa: una semana más de duración.

11 15 14 6 4 3