Hace 2 años Manuel

Hace algunos años, antes de que la música soul, funk y jazz fuera apropiada por la industria musical para ser azucarada por cantantes con voz tenue, Erykah Badu ya era una de las voces más importante de un movimiento musical. Los llamados Soulquarians, un colectivo integrado por Badu, D’Angelo, The Roots, Common y Bilal, todos ellos bajo la batuta del legendario J Dilla, fueron los fundadores de un sonido que a la fecha es explotada a diestra y siniestra. En 2017 se cumplieron dos décadas del laureado Baduizm un álbum seminal para entender la cultura hip hop y R&B de principios de milenio y que hasta estos días sigue dando frutos.

En el año 2000, Badu presentó su primer material discográfico bajo el sello Motown, uno de los más legendarios en cuanto a sonido afrodescendiente. Mama’s Gun fue grabado en el estudio Electric Lady de NY y como era de esperarse, la producción del disco estuvo a cargo de Questlove, Jay Dee y la misma Badu. Aunque parezca un cliché barato, el haber grabado en el estudio que construyó Jimi Hendrix a finales de los años sesenta le otorgó una vibra electrizante que se aprecia desde los primeros acordes de “Penitentiary Philosophy“. El sonido fluyó por el mismo cauce, pero por momentos las guitarras le dan un toque pachecón que hace honor al lugar de su concepción.

A lo largo de 14 tracks, Badu reafirmó que su voz era una de las más potentes de su generación, no sólo por lo tersa y seductora, sino por la ferocidad con la que defendía sus raíces y se mostraba orgullosa de su herencia africana. Tres años más tarde, Erikah Badu lanzaría un nuevo material discográfico llamado Worldwide Underground el tercer en su carrera y el segundo bajo el cobijo de Motown Records. Para este nuevo álbum, Badu voló con alas propias y ella misma fue la encargada de la producción junto a los genios del R&B Rashad “Ringo” Smith y James Poyser, además de que Raphael Saadiq alcanzó a meter su cuchara.

En Worldwide Underground se aprecia la madurez musical de Erykah, con un sonido que fue pulido en el estudio hasta brindarle al público una joya musical. Si bien, conserva la esencia que la llevó a convertirse en una de las más grandes cantantes del nuevo milenio, este puede ser su trabajo más acercado al pop y esto lo hizo de manera poco convencional. Badu sacó el sencillo “Love Of My Life (An Ode To Hip Hop)” en compañía de uno de sus amores de la vida, el oriundo de Chicago Common Sense.

Probablemente este tercer disco de Erykah Badu reafirma la fortaleza y versatilidad de una mujer que, al lado de otras grandes cantantes como Lauryn Hill y Sade, lograron cimentar una escena musical llena de pasión y seducción. Febrero, mes del amor y la amistad, mes de J Dilla, es una buen momento para echar oído y repasar estos discos que fueron piedra angular para lo que hoy en día reina en el pop comercial.

Pueden encontrar Mama’s Gun & Worldwide Underground de Erykah Badu en la tienda en línea o en Colima 110. También te invitamos a checar nuestro catálogo de Soul/Funk.

FB: GranRevancha / Twitter: @revancha_df / Instagram: revancha_df

Texto @regandul