Hace 2 meses Manuel

Colombia y México son dos países que han transitado por caminos similares a lo largo de su historia, pero sin duda alguna, la música es algo que los hermana. Es curioso cómo la cultura colombiana y mexicana convergen en un punto en el que es inevitable imaginar una sin la otra. En territorio mexicano, la música colombiana es un estilo de vida, sobre todo en los barrios marginados donde la cumbia, el vallenato y el sonido de las gaitas musicalizan el día a día de un sector olvidado y señalado por la sociedad. En estos casos, como el de cholombianos en Monterrey, Nuevo León, Discos Fuentes jugó un papel trascendental en la historia de la música latina.

Uno de los datos que unen más a la cultura colombiana y la mexicana es que la primera ocasión que un grupo cafetalero grabó un EP fue en México, en 1908 en voces del dueto Pelón y Martín. Años más tarde, Antonio Fuentes Estrada fundó la casa discográfica Discos Fuentes en 1934, la primera de Colombia y una de las más antiguas de América Latina. Fundado en Cartagena y trasladado a mitad de siglo para Medellín, Discos Fuentes revolucionó la música tropical en diversos sentidos, desde lanzar el legendario compilado 14 Cañonazos Bailables, que llegaba cada Navidad, hasta el nacimiento de los Corraleros del Majagual, una orquesta que combinó los diversos ritmos que conviven en territorio cafetalero.

Para Antonio Fuentes, la línea musical del sello era muy sencilla: tropical bailable. Reflejar la alegría del pueblo colombiano. Discos Fuentes fue una válvula de escape para todos lo grupos que, en un principio, tocaban Rock and Roll pero que con el paso del tiempo hicieron fusiones con el folklore colombiano. Años después el derroche de talento costeño de artistas como Lisandro Meza se unió con la sabrosura paisa de personajes como Julio Ernesto Estrada Rincón, mejor conocido en el mundo de la música como Fruko, creando así un ritmo electrizante que conquistó el mercado musical en la década de los setenta.

Con el boom de la salsa, Discos Fuentes comenzó a adaptar su sonido para unirse al furor por este ritmo. Fruko y Sus Tesos fueron los encargados de tocar salsa al estilo jipi, como comenta Wilson Manyoma, integrante original junto a Fruko y Joe Arroyo de este conjunto musical, en el documental Cañonazo Tropical que cuenta la historia de Discos Fuentes. Una de las claves del éxito de Fruko y Sus Tesos fue hablar de la cotidianeidad de la vida en Colombia y brindar un poco de alegría a sus habitantes en una época marcada por la violencia.

Hablar de música tropical es hablar de Discos Fuentes, un sello discográfico con más de 80 años que ha visto transitar géneros, artistas y canciones como ningún otro en América Latina. Contra viento y marea, Discos Fuentes ha sobrevivido y hoy en día representan un objeto de colección para los amantes de la música bailable, desde la edición 57 de los 14 Cañonazos Bailables hasta la sabrosura de los Latin Brothers. Un clásico de las fiestas de Medellín hasta el DF.

Pueden encontrar diversos títulos de Discos Fuentes en la tienda en línea o en Colima 110. También te invitamos a checar nuestra sección de Hip hop.

Texto: @regandul

FB: GranRevancha / Twitter: @revancha_df / Instagram: revancha_df