Hace 2 años Manuel

Los procesos migratorios de Latinoamérica y el Caribe hacia Estados Unidos, en especial a la Gran Manzana dieron origen a un movimiento musical que revolucionó la forma de pensar, actuar y bailar de una generación de latinos. La salsa siempre fue más punk que el punk afirma una nota hecha por Rocko Martínez, conductor del programa de punk Tiradero Santa Fe de Ibero 90.9, para la página web de la estación de radio universitaria. Si bien en un principio el título puede sonar escandaloso, detrás del güiro y los timbales hay toda una cultura de resistencia y subversión hacía un país lleno de racismo y discriminación.

A través de la música, el sello Soul Jazz ha buscado empoderar a todas esas culturas subterráneas que por la hegemonía cultural occidental quedaron empolvadas en los sótanos de las tiendas de discos. A través de Nu Yorica! Culture Clash in New York City la disquera con base en Londres hace un recorrido por la variedad de fusiones que se llevaron a cabo en la década de los setenta con la música latina: boogaloo, funk, salsa, jazz y demás experimentos son parte de este compilado.

En Nu Yorica!, Eddie Palmieri abre la pista con “Canciones que existen” un tema con tintes tropicales que suenan con la frescura de un mojito un sábado al mediodía. Luego una explosión de tambores y trompetas vibran en la tornamesa, es Cortijo y Su Máquina de Tiempo con un track que tiene una descarga africana que bien podría ser la fusión de Antibalas y los Budos Band. El punto más sabroso de todo este compilado es cuando Joe Bataan da una clase magistral de jamming con “Aftershower Funk” un track grasoso con mucha distorsión que muestra que la psicodelia latina siempre estuvo ahí, esperando que algún crítico musical volteara a verla.

Si bien México es un país con mucho apego a la cumbia y la salsa, existe cierto desconocimiento a la variedad de ritmos y sonidos que existieron y que gracias a disqueras como Soul Jazz sobreviven el paso del tiempo. El piano candente de Machito Orchestra en “Macho” bien lo imagino siendo bailado por un club de baile en un toquin de Sonido Condor en el barrio bravo de Tepito. Sólo es cuestión de tomarse unos minutos para adentrarse en el mágico mundo tropical, dejar de lado los prejuicios y éxitos guapachosos de boda para dejarse seducir por electrizante sonido latino.

Nueva York fue epicentro de los movimientos más contestatarios en mundo cultural de los últimos 50 años, es en esta ciudad que tres culturas marginales se encontraron en un punto en los años setenta: en el Bronx, afrodescendientes y latinos, en su mayoría boricuas y cubanos, dieron vida al hip hop, años antes el punk salto de las coladeras para ponerse chamarras de cuero y romper sus pantalones de mezclilla. En el afán por no perder sus raíces latinas y caribeñas, el movimiento de artistas latinos comandados por la Fania, fueron vitales para esta fusión de ritmos que brindó identidad a un sector social ignorado.

Puedes encontrar Nu Yorica! Culture Clash In New York City en la tienda en línea o en Colima 110. También puedes checar nuestra sección de Salsa.

FB: GranRevancha / Twitter: @revancha_df / Instagram: revancha_df