En 1974 Bob Dylan publicó dos álbumes: Planet Waves fue el primero, no recibió buenas críticas y pasó desapercibido en su extenso catálogo; dicho disco que lo llevo a su primera gira después de ocho años de ausencia en los escenarios tras su accidente en motocicleta. En ese mismo año, también se encontraba casado con su entonces esposa Sara Dylan. Después de la gira de Planet Waves, Bob y Sara comenzaron a distanciarse públicamente; lo anterior ocasionó que Dylan escribiera uno de sus discos más reconocidos: Blood On The Tracks, el segundo álbum editado en ese año.

[column size=one_half position=first]

[/column] [column size=one_half position=last ]

Blood On The Tracks

 

 

 

 

[/column]

En el transcurso de Blood On The Tracks, el intérprete norteamericano relata la separación con Sara Dylan y la manera que afectaba su vida diaria; no sólo expresando su tristeza, también su enojo hacia su esposa por distanciarse de él. Desde el inicio del disco con “Tangled Up In Blue” se refleja lo anterior, debido a que el sencillo narra la historia de un amante el cual relata una serie de eventos que no están relacionados; el cantante afirmó sobre la canción que su intención fue desafiar el tiempo para que la historia tomara lugar en el presente y en el pasado, al mismo tiempo.

A continuación se escucha “Simple Twist Of Fate” que es una melodía suave pero firme; en la canción se escucha la voz nítida y madura de Dylan, a diferencia de su discografía anterior de los años sesenta. Por su parte, “You’re A Big Girl Now” es un grito desesperado de Bob hacia Sara para que ella se percatara de lo complejo que significaba para él su separación; en el sencillo vocifera:

Time is a jet plane it moves so fast
Oh but what a shame if all we’ve shared can’t last
I can change I swear oh oh
See what you can do
I can make it through
You can make it too

La cuarta canción del álbum es “Idiot Wind” y en éste demuestra, nuevamente, su enojo por la situación que está pasando; en vez de suplicarle a Sara que se quede con él, ahora Dylan le hace una serie de reclamos sobre su relación de una manera intensa que se puede notar no sólo en las letras sino también en la melodía que se vuelve totalmente agresiva. La siguiente melodía es “You’re Gonna Make Me Lonesome When You Go” la cuál retoma elementos musicales de un Dylan joven: como la guitarra meramente acústica y una armónica para acompañar.

https://www.youtube.com/watch?v=fMzcwlmhfws

“Meet Me In The Morning” tiene una letra tan sencilla como directa y nos recuerda a aquellas canciones del blues que tenían muy pocas estrofas y eran repetitivas; además de que el ritmo de la melodía es totalmente influenciado por este género. Dicha tonada es casi una introducción para el siguiente track del álbum: “Lily, Rosemary And The Jack Of Hearts; en ella Dylan reseña una historia de casi nueve minutos sobre un trío amoroso que toma lugar en el viejo oeste. Hay que recordar que un año antes Dylan había musicalizado el film Pat Garret And Billy The Kid de Gordon Carroll, lo cual lo influenció bastante para estas canciones.

La octava canción del disco “If You See Her, Say Hello” es, probablemente, la melodía que mejor logra destilar sus sentimientos sobre la separación y sobre el amor que todavía tiene por su esposa, a pesar de todo:

 And though our separation, it pierced me to the heart, she still lives inside of me, we’ve never been apart

Los sentimientos que se describen en esta canción son tan reales que cualquiera que esté atravesando una ruptura puede conectar con esta canción inmediatamente.Posteriormente, “Shelter From The Storm” y “Buckets Of Rain” son las últimas dos canciones del disco; ambas tienen melodías que se escuchan cansadas, casi como si Dylan ya no pudiera más con la carga emocional que lleva en sus hombros y tuviera que descansar. Como con todo el material de Bob Dylan, se debe poner la misma importancia y atención a las letras que a la música para poder entender la situación por la que estaba pasando.

A lo largo de diez canciones, como hemos señalado, el intérprete hace referencia a la angustia, decepción, enojo y remordimiento; pero sobre todo, a la soledad que siente por su separación. Este disco marca una de las nuevas facetas musicales de Dylan ya que deja de tocar temas que le pertenecen solo a la juventud; es un Bob Dylan mucho más nostálgico y a la vez poético, logrando así que Blood On The Tracks sea un disco por el que no pasa el tiempo.

Texto de Fernanda García Gómez

Página: La Roma Records / FB: LaRomaRecords / Twitter: @LaRomaRecords