Hace 2 años Yann
arca-washedclean-560x560

Caminas por calles rodeadas de caos propio de una urbe como en la que vivimos, contaminación sonora que produce  un estado de  alteración continua,  de neurosis crónica, pero no, ya no lo sientes tanto. Estás acostumbrado, salvo por esas breves ocasiones en que sube la intensidad de la estridencia en bucle que permea a las megalópolis o que, simplemente te sientes más irritado que de costumbre y te das cuenta. Es en estos casos que existe un remedio interesante, o tal vez sólo sea una interpretación mía, producto de mi propia neurosis, ya podrás juzgarlo tú mismo.

Hace algún tiempo, un día común y corriente dentro esta vorágine de rutinas al que todos – por mas “aventurero” que seas- estamos condenados, descubrí a un joven productor de música electrónica de origen venezolano que no sobrepasaba los 20 años de edad, sin embargo, lo que llamó mi atención -más allá de su súbito éxito y múltiples logros- fue que al escucharlo me transportó a paisajes sonoros de deterioro ligados a ciclos de disonancia, estrépito y desconcierto, dónde por supuesto se pondera un estado en cámara lenta perpetuo. Una sensación de mera dualidad, algo impensado e intangible, calma dentro del caos, una postal urbana en slow motion… Todo este cúmulo de ecos en decadencia son lo primero que se percibe, y no se está tan alejado de la verdad.

Los ambientes densos y nebulosos también son un elemento importante en sus producciones, estás ráfagas erráticas que van y vienen y que se desvanecen con prontitud probablemente sean la piedra angular sobre la que recae este estilo al que se le liga. El decir que es una promesa no es ser sincero, ha demostrado y bastante sin embargo creo que al poner la vara tan alta, tiene la irremediable obligación de mantenerse y tener la visión de darle un giro a lo que hace en pos de demostrar su latente genialidad.

Esta experiencia de escucharlo resultó ser más allá de una solución, un grato descubrimiento, y aunque es difícil vencer los hábitos inconscientes, es agradable tener un arma más para esas ocasiones en que recuerdas que se puede estar un poco más alterado.

Escucha el tema que mejor ejemplifica lo anterior compartido: