Hace 5 meses Manuel

El mundo de Tyler, The Creator parece ser sacado de una obra de teatro estudiantil. Desde su llegada al mundo de la música con el colectivo Odd Future, este rapero californiano continúo con el legado de seguir los pasos de Pharrell Williams, quien de acuerdo a una extensa carta escrita en Instagram, ha sido una figura paterna. En 2017, Tyler sacó un nuevo disco, llamado Flower Boy, con el que volvió a echarse al bolsillo a los críticos musicales.

Desde el título del álbum, Tyler vuelve a generar polémica, pero ahora lo hizo desde un punto de vista más irónico y dejó de lado la controversia en la que se había metido por su supuesta homofobia. Uno de los aspectos clave para el éxito de Tyler, además de sus rimas ácidas y llenas de humor negro, fueron los invitados para Flower Boy. A pesar de la fragmentación de Odd Future, Tyler sigue siendo muy apegado a Frank Ocean, quien presta sus vocales en un par de ocasiones. Kali Uchis también se ha convertido en una artista que colabora con el colectivo en diversas ocasiones; desde ser la voz del sencillo de Steve Lacy, hasta darle el toque sensual a la nostálgica “See You Again”.

La madurez llegó para Tyler, pero no lo volvió un personaje gris y acartonado, todo lo contrario. Con 27 años y siendo Flower Boy su cuarto disco de estudio, el rapero de california consolida un sonido que refleja la esencia de un individuo que creció en los escenarios contando las historias de vida junto a sus amigos. Si bien desde Wolf ya exploraba una intimidad en las rimas, ejemplo “Answer” donde habla sobre su relación con su padre ausente, en su más reciente material discográfico muestra un poco más de los sentimientos encontrados durante los casi tres años de grabación del álbum.

Se puede decir que el Tyler de Flower Boy es esa mariposa que salió del capullo y que por fin completó su metamorfosis. La soledad sigue ahí, tal vez más que nunca, pero ha sabido lidiar con esos viejos demonios que lo atormentaban y que hicieron que Cherry Bomb, su álbum anterior, fuera oscuro y con un ligero toque esquizofrénico. Tyler, The Creator demostró ser uno de los raperos más ingeniosos de su generación, pero sobre todo uno de los más valientes para romper con los moldes impuestos por arquetipos noventeros de los chicos malos.

Flower Boy es un disco intenso, con un mar de emociones que por momento suelen ser confusas, pero que sirven para crear un ambiente reflexivo. Por momentos Tyler, solo quiere mostrarle al mundo que sigue siendo irreverente y chistoso, pero al final del disco deja ver a un adulto contemporáneo que ha encontrado una estabilidad emocional.

@regandul

FB: GranRevancha / Twitter: @revancha_df / Instagram: revancha_df