Hace 2 años Manuel

Durante la década de los noventa, además de todo el rap pandilleril que surgió, algunos chicos se adentraron en las cavernas de las tiendas de discos para comenzar a maquilar un sonido basado en samples. Nombres como DJ Shadow o DJ Krush fueron pilares para el surgimiento del sello Mo’ Wax, uno de los más importantes dentro del mundo del hip hop instrumental. Influenciado por toda esa pandilla, Ramble Jon Krohn, mejor conocido como RJD2, comenzó a hacer música, plasmando paisajes boscosos con tonos ocres que de pronto azotan contra el pavimento debido a su nacimiento en Oregon y formación en Ohio.

En 2002, RJD2 sacó su primer disco en la disquera de El-P, el vato de RTJ antes de la ser popular entre las masas. Deadringer fue el nombre del LP debut de Ramble bajo el cobijo de Definitive Jux y tiene como personaje principal una guitarra acústica con tonos flamencos que salió de todas esas pilas de discos que utilizó para samplear. Es ahí donde radica la principal virtud y diferencia entre RJD2 y sus compinches Sombra y Krush: la guitarra le da un tono más cálido, más para la hora del amanecer y sentir los primeros rayos del sol.

Lo que sí conserva Deadringer es la necesidad de hacer un profundo diggin en los viejos vinilos para encontrar una joya perdida dentro de las desbordantes pilas de discos. Uno de los ejemplos es su sencillo debut, “June” en compañía del rapero de Ohio Copywrite, que de acuerdo a Genius, cuenta con samples a “There’s a D.J. in your Town” de Samson & Delilah y “Four Seasons of Taurus” de Mort Garson. Esta última canción es la más rara de las dos, ya que indagando en las profundidades del internet, no hay dato alguno que coincida, solo un track del mismo nombre de un grupo llamado Signs of Zodiac.

Una de las canciones más populares en la carrera de RJD2 viene en su debut: “Ghostwriter”. Este track cuenta con una guitarra suavecita que endulza el oído al principio, además de las trompetas pegajosas que de inmediato se quedan grabadas en la menta. RJD2 forma parte de los artistas, junto con Bonobo de Ninja Tune, que a principios del nuevo milenio reforzaron los valores musicales inculcados por George Evelyn aka Nightmares on Wax y los mismos Krush y Shadow. Deadringer es un disco que lo mismo te puede hacer pasar tardes de nostalgia frente a la ventana, como ambientar una fiesta en la terraza.

Texto: @regandul

FB: GranRevancha / Twitter: @revancha_df / Instagram: revancha_df