Hace 3 meses Iván Luna Luna

Sara, Sara, Sara. Resuena el nombre miles de veces en la cabeza de Omar, el protagonista de esta novela ganadora del Premio Murcio Achar 2016, Literatura Random House Achar.

Cada relación amorosa tiene uno o varios soundtracks; el de Omar, evidentemente es Bob Dylan. Este solitario joven de 19 años actúa en torno a los aprendizajes y letras de su ídolo Bob Dylan, las usa para entender mejor qué está pasando con su vida, cómo superar  las amarguras del desamor y de lo cotidiano.

Los personajes de Adiós a Dylan son muchos, que como fantasmas llegan y desaparecen, pero en primer plano, son Sara, novia de Omar que vive de hacer porno por internet, engañarlo todo el tiempo y romperle el corazón; y en segundo plano, tenemos a la sombra de un hermano muerto tiempo atrás, un papá ensimismado, una mamá de bajo perfil y muchos familiares.

El libro se desplaza por lugares comunes de la Ciudad de México, el Chopo, la colonia Juárez, etcétera, y entre otros un poco más distantes como es el puerto de Acapulco. Conformado de un léxico que rompe formalismos: es claro, ordinario, común… pero basto y refinadamente inteligente. Una marioneta llena de inesperadas expresiones.

En este libro se riegan “olas de placer y tristeza”, el protagonista “se cae y llega al fondo para transformar su propio dolor”. Una pluma que evoca a la generación beat, y que rescata lo mejor del humor en la literatura mexicana.

Después de 6 años de escritura, curiosamente la novela salió en 2016, mismo año en que Bob Dylan ganó el Premio Nobel de Literatura. Cada capítulo tiene el título de una canción del músico inglés, cada capítulo es una epopeya.

Dejar de lado simplezas y viajar hacia esas cosas que nos hagan sentir más vivos, ser auténticos, eso se descubre siguiendo a Omar, ésa es una de las grandes reflexiones de Adiós a Dylan. Como dice el autor, “el libro habla de lo importante que pueden llegar a ser los ídolos durante la adolescencia”, para moldear nuestra forma de ser y encontrar nuevas verdades.

Alejandro Carrillo, a sus 35 años, lanzó una novela que tardó 6 años en resolver, una encrucijada que él mismo señala que le dejó grandes aprendizajes. De repente se dio cuenta que Omar sabía más sobre Bob Dylan que él mismo, por ejemplo. Para Carrillo, este es un libro que está vivo, siente y respira.

El Premio Mauricio Achar 2016 es el segundo año que se entrega a autores que lanzan su primera novel, este 2017 aún está la convocatoria abierta, así es que si te gusta escribir y estás por terminar tu primera novela, checa el link, aquí.
Adiós a Dylan está de venta en Librerías (Gandhi, Sótano y Porrua), o si lo prefieres puedes obtenerla en formato digital. Pero como sea, la puedes acompañar oyendo la canción de cada capítulo en el sitio oficial.