Hace 4 meses Manuel

La década de los sesenta siempre será recordada por el movimiento jipi; sin embargo en todo el mundo se gestaron otras escenas culturales que iban más allá de un montón de jóvenes de clases media-alta que pedían el cese a la guerra. Uno de ellos tuvo origen en el norte de Inglaterra a finales de los 60 donde la clase obrera de ciudades como Manchester, Wigan y Lancashire se apropió del soul norteamericano. El soul norteño fue una respuesta al movimiento mod que reinaba en la isla, un intento de ser diferentes a los demás qué pasaban horas escuchando los mismo sencillos pop del momento.

Acuñado por el periodista Dave Godin, el Northern Soul fue un concepto que englobó la euforia por el soul norteamericano underground, alejado del sonido Motown, de los jóvenes norteños, combinado con un estilo de bailar que combinaba piruetas y una que otra patada. A decir verdad, el Northern Soul tiene muchas similitudes con la cultura hip hop que surgió una década después en Nueva York, tanto que la forma de baile de los norteños puede ser considerado como un antecedente directo al break dance.

Luego de trabajar intensas jornadas en las fábricas locales, la juventud del norte de Inglaterra abarrotaba clubes como el Twisted Wheel en Manchester, uno de los legendarios de la escena. La leyenda del Northern Soul cuenta que los jóvenes llevaban consigo una maleta con un cambio de ropa extra, ya que al terminar las intensas sesiones de baile que duraban de cinco a seis horas, terminaban bañados en sudor.

De la misma forma que pasa con el hip hop, el Northern Soul también es un antecesor directo de la cultura rave que reinaría en la isla décadas más tarde. Los norteños consumían anfetaminas con el afán de soportar las sesiones frenéticas de baile, creando una comunión entre los asistentes. La fraternidad era parte de la experiencia, tal como cuentan las historias del Wigan Casino donde al momento de que todo el público daba una palmada, el sonido retumbaba en el interior de madera y se escuchaba como si un arma hubiese sido disparada.

En cuestiones musicales, el soul americano llegó a UK en formato de sencillos de 45 rpm. Ahí radica otro de los aspectos a recalcar en el Northern Soul, ya que los DJs se convertían en maestros de ceremonias que presentaban el título de la canción y el nombre del intérprete, guardando uno que otro tema en el anonimato. Contrario a lo que pasaba con los pinchadiscos de música disco y tornamesistas de hip hop quienes no compartían con el público sus éxitos, para los fans de soul norteño resultaba complicado conseguir los viniles que sonaban cada noche en los clubes de baile, a pesar de saber el nombre de las pistas.

Por dicha razón, la mayor parte de los grandes éxitos del Northern Soul son sencillos, ya que los ingleses rara vez compraban el LP completo. Este movimiento que va más allá de lo musical se mantiene vigente hoy en día. Un ejemplo de ello es Pharrell Williams con su popular sencillo “Happy” que fue inspirado en un tema clásico de soul norteño del mismo título a cargo de Velvet Hammer.

Con el fin de recuperar los archivos sonoros de aquellas noches extasiadas del norte de Inglaterra, el sello Numero Group, con base en Chicago y amplio catálogo especializado en soul, sacó a la venta All Night Long (Northern Soul Floor Fillers) una compilación con grandes temas norteños. Desde el legendario Syl Johnson con “Do You Know What Love Is” hasta los Mystiques con “Put Out The Fire”, este disco, como bien lo menciona su título, es para llenar la pista de baile y prenderle fuego.

Pueden encontrar All Night Long (Northern Soul Floor Fillers) en la tienda en línea o en Colima 110. También te invitamos a checar nuestro catálogo de hip hop.

FB: GranRevancha / Twitter: @revancha_df / Instagram: revancha_df

Texto @regandul