Hace 1 año Jonathan Contreras
chichis-compressor

El Festival Iberoamericano de Cultura Musical Vive Latino desde hace ya bastantes ediciones acortó su nombre para solo llamarse “El Vive”, un poco como cuando Alex Lora decidió acortar el nombre de su banda Three Souls in my Mind a “El Tri”. El Vive este fin de semana tendrá su edición número 17 y viendo los nombres que han pasado por estos escenarios, nos podemos dar cuenta de la evolución y formalización de los festivales de música. En 1998 llegó la primera edición del festival transmitida en MTV por DirecTV (cuando existía en México). En ese entonces Argentina, España, Chile, Colombia, México y Estados Unidos en su versión más latina –Ozomatli – fueron los encargados de proveer el talento para el festival en un hecho sin precedentes en la Ciudad de México. Más allá de gustos, el cartel concentraba a muchas bandas y actos en vivo que marcarían época años o incluso meses después. En ese entonces y hasta por ahí de 2005 – 2006 los escenarios no tenían nombre de cerveza o de botana, pero tampoco existían las zonas de descanso o la variedad de comida que hemos podido tener en ediciones más recientes.

Si bien el Vive Latino es una tradición chilanga, este festival ha tenido apariciones en el interior de la república como en 2004 cuando en Guadalajara, Aterciopelados, Vicentico, El Gran Silencio y Molotov tuvieron una fecha para 2,300 personas en el Auditorio Benito Juárez o en 2007 cuando el festival tuvo una edición en Chile. Para muchos la esencia del festival se ha perdido ya que en ediciones recientes se han incluido actos que podrían encajar en el Corona Capital o como en ésta edición  en la que habrá comediantes en un escenario. El festival simplemente evoluciona y se adapta a las tendencias: hasta hace cuatro años no había food trucks en los festivales, pero ahora es algo que ya damos por hecho o como en las primeras ediciones cuando vimos un extracto del Tianguis del Chopo y eso llegó para quedarse.

Como público hemos vivido también la evolución edición tras edición. En 2003 Natalia Lafourcade sufrió el abucheo y fue obligada a terminar su presentación antes de lo previsto pues la gente comenzó a aventar basura al escenario; después del fin de Héroes del SilencioBunbury  se presentó en el año 2000 para encontrarse con un público que le exigía canciones de su anterior banda; en 2007 Calle 13 tocaba antes que Pastilla y en ese año, el recién aparecido reggaeton no era tan aceptado como en estos días por lo que  la banda terminó con un mal sabor de boca que se pudo quitar en 2010 cuando hubo  gente que solamente fue al festival para verlos a ellos.

La evolución del público es muy notoria y ahora ya no vemos este tipo de actitudes en el festival. Tenemos que recordar que apenas en 1989 sucedió el concierto de Rod Stewart el cual abrió la puerta a los eventos masivos en México. Somos la generación que ha aprendidó a escuchar música en vivo y este festival ha sido parte fundamental de este aprendizaje.

 

GIF del encabezado por Bate